Opinión

La dualidad de la industria manufacturera mexicana

1
 

 

industria automotriz

La industria manufacturera nacional no ha podido salir del estancamiento que la ha caracterizado durante los últimos seis años. Si bien es cierto que hay sectores de actividad con alto dinamismo como el automotriz, hay muchos otros con graves problemas, de manera que el agregado de las actividades manufactureras apenas si ha aumentado en términos de valor de producción y empleo en los últimos años.

En este contexto se deben reconocer los aciertos por parte de la autoridad federal al emitir recientemente Decretos Presidenciales que permitirán al Servicio de Administración Tributaria (SAT) y a la Secretaría de Economía (SE) combatir más eficazmente el problema de subvaluación en la importación de mercancías en los sectores calzado, textil y vestido; sin embargo, las cifras de la industria manufacturera nos muestran que la prolongada ausencia de una política industrial a nivel nacional ha ocasionado resultados negativos para al menos la mitad de los sectores de actividad manufacturera, tal como se ilustra a continuación:

De acuerdo con datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturara (EMIM) del INEGI, el valor de la producción de los productos elaborados por esta industria creció 42.1% en términos nominales entre 2008 y 2014, pero al ajustar estas cifras por inflación vemos que el crecimiento real de la industria manufacturera en los últimos seis años fue de apenas 11.3%, cifra que equivale a un crecimiento promedio de sólo 1.8% anual. Por su parte, también de acuerdo con cifras de la EMIM, entre 2008 y 2014 el personal ocupado total en la industria manufacturera creció sólo 3.4%, lo que equivale a un anémico incremento promedio anual de 0.56 por ciento.

Si analizamos a detalle lo que ha sucedido en esta industria en el último año tenemos que en los primeros once meses de 2014 (cifras de la EMIM más recientes disponibles) el crecimiento nominal anualizado del valor de la producción fue de 5.6%, pero si tomamos en consideración que en el último año la inflación se ubicó en torno al 4.1%, entonces tenemos que el incremento real del valor de la producción en el periodo fue de sólo 1.5%, una tasa de crecimiento claramente insignificante e inclusive por debajo del promedio de los últimos seis años de 1.8% anual.

No obstante lo anterior, cabe señalar que dentro de la industria manufacturera hay sectores de actividad que reportaron tasas de crecimiento nominales por encima de la inflación durante los primeros once meses de 2014, y son los siguientes:

- Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos 19.7%
- Fabricación de equipo de transporte 12.7%
- Industrias metálicas básicas 9.0%
- Industria de las bebidas y del tabaco 7.9%
- Industria del plástico y del hule 7.2%
- Fabricación de productos metálicos 7.2%
- Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir 6.7%
- Fabricación de productos a base de minerales no metálicos 6.1%
- Impresión e industrias conexas 4.2%

Cabe señalar que estos 9 sectores de actividad generaron en el año 2014 el 50.7% del valor de la producción de la industria manufacturera y representan el 51.4% de los empleos de dicha industria.

Por su parte, los sectores de actividad que reportan tasas de crecimiento del valor de su producción por debajo de la inflación (disminución en términos reales) son los siguientes:

- Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica 3.9%
- Industria química 2.9%
- Otras industrias manufactureras 2.6%
- Industria del papel 2.6%
- Industria alimentaria 1.2%
- Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos 1.1%
- Fabricación de prendas de vestir 1.0%

Estos 7 sectores de actividad representaron en 2014 el 35.8% del valor total generado por la industria manufacturera nacional, pero representan el 41.3% de los empleos de dicha industria.

Finalmente, los sectores de actividad que peor la pasaron en el 2014, y que registran disminuciones en términos nominales y reales en el valor de su producción son los siguientes:

- Fabricación de maquinaria y equipo -0.2%
- Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles -1.8%
- Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón -1.9%
- Industria de la madera -2.8%
- Fabricación de muebles, colchones y persianas -5.3%

Estos 5 sectores de actividad representaron en 2014 el 13.5% del valor total generado por la industria manufacturera nacional, y representan el 7.3% de los empleos.

A manera de resumen tenemos que en los primeros 11 meses de 2014, en la industria manufacturera hubo 9 sectores de actividad con crecimiento nominal del valor de su producción por encima de la inflación (crecimiento en términos reales) pero éstos representan sólo el 51.4% de los empleos. Lo preocupante es que hay 7 sectores de actividad con crecimientos por debajo de la inflación (decrecimiento en términos reales) que representan el 41.3% de los empleos; y hay 5 sectores de actividad con caídas tanto en términos nominales como reales en el valor de su producción que representan el 7.3% de los empleos.

Así pues, lo que esta información nos confirma es que existe una dualidad en la industria manufacturera nacional, lo cual debe obligar a la autoridad federal a plantear una política industrial que beneficie a todos los sectores de actividad y en especial a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), las cuales generan cerca del 70% de los empleos en el país.

Como ya se señaló, los esfuerzos que se han hecho en materia de combate a la ilegalidad en sectores como calzado, textil y vestido vendrán a ayudar en mucho a quienes trabajan en estas actividades, pero aún faltan muchos más sectores a los cuales apoyar porque también sufren los estragos de la competencia ilegal por parte de importadores subvaluadores.

Un factor que sin duda ayudará a la planta manufacturera nacional es el tipo de cambio, el cual estando cerca de los $14.70 pesos por dólar le otorga mayor competitividad a nuestras exportaciones y limita las importaciones, y de alguna manera es un “arancel” que no pueden evadir los importadores tramposos quienes se verán forzados a voltear a ver a la proveeduría nacional.

Esperamos que la autoridad federal anuncie medidas concretas para apoyar a todos los sectores de la planta manufacturera nacional en este 2015, ya que se debe robustecer la base de contribuyentes antes de que el tiempo se agote. Sabemos que el año 2016 será por demás complicado ante la caída de los precios internacionales del petróleo y el boquete en las finanzas públicas que esto ocasionará, por lo que el gobierno federal debe ir pensando de donde compensará ese faltante sin subir las tasas actuales de impuestos.

Director General GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.com

www.gaeap.com

También te puede interesar

Los negocios de PEMEX a costa de los mexicanos

El reto de equilibrar la verdadera balanza comercial

El año 2015 debe ser el año de las Pymes