Opinión

La debacle de los
partidos mayores

 
1
 

 

ME. La debacle de los mayores partidos.

Van siete tendencias reveladas por las cifras electorales.

1.- Los tres mayores partidos (PRI, PAN y PRD) perdieron peso de manera significativa en las preferencias del electorado. El porcentaje combinado que obtuvieron en las elecciones del domingo fue de 63.6 por ciento de la votación válida. Tres años antes habían obtenido 75.9 por ciento. Y 12 años atrás, en las primeras elecciones intermedias de la era de la alternancia, habían conseguido 81.9 por ciento. Es decir, en un lapso de dos sexenios perdieron en conjunto 18.3 puntos porcentuales de la votación. Si esta tendencia se extrapolara linealmente, entonces para 2018 habría que quitarles 4.6 puntos porcentuales más.

2.- El partido que obtuvo el mayor porcentaje de votos en estas elecciones también perdió. Si tomamos al PRI como fuerza política individual, resulta que perdió 8.7 puntos porcentuales de la votación válida en los últimos 12 años.

La lectura que pretende hacer el PRI en el sentido de que los resultados electorales representan un triunfo implicarían una miopía, pues la tendencia a la baja que tiene la “minoría mayoritaria” es muy evidente y lo acerca a un panorama complicado para las elecciones locales del próximo año y las presidenciales de 2018.

3.- El 4 de diciembre de 2010, Gustavo Madero fue elegido presidente del PAN. El porcentaje de votos que su partido obtuvo en las elecciones previas –las de 2009– fue de 29.4 por ciento. En las del domingo, el porcentaje de votos para el blanquiazul fue de 21.8 por ciento. Esto significa que bajo la conducción de Madero el PAN perdió 7.6 puntos porcentuales. Este hecho deja muy mal parado al actual presidente panista y augura una interesante batalla en su partido.

4.- El PRD habrá obtenido 11.5 por ciento de los votos válidos en la elección de este domingo. En 2003, el porcentaje fue de 16.2 por ciento. La pérdida es de 4.7 puntos porcentuales, que lo han debilitado en su bastión más importante, el Distrito Federal.

5.- En este balance de resultados, no puede dejar de citarse a Morena. Se convierte en el partido con el debut más exitoso al llegar a 9.0 por ciento. Hasta ahora, el caso más exitoso había sido el del PRD, que en 1991 obtuvo  8.3 por ciento en su primera incursión en un proceso electoral federal.

6.- La izquierda se convirtió en una fuerza política que, si se uniera, sería un serio aspirante a la presidencia. La suma de los votos de los partidos que pueden caracterizarse en esa tendencia (PRD, Morena, MC y PT) fue de 30.3 por ciento. Prácticamente el mismo porcentaje del PRI. Pero si se suma al factor AMLO, entonces una coalición de izquierda que lo respaldara podría aspirar a una cifra de 35 a 40 por ciento de los votos.

7.- El voto nulo no logró posicionarse como opción. En 2009, cuando también hubo un movimiento que lo promovió, se alcanzó 5.2 por ciento de votos nulos. La cifra superó al 3.0 por ciento de 2003. Ahora quedó en 4.9 por ciento, que nuevamente rebasó a la tendencia histórica pero se quedó abajo del porcentaje obtenido hace seis años.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El triunfo de “El Bronco” y otros hitos
La clave: la tasa de participación ciudadana
¿Por qué sigue creciendo la inversión?