Opinión

La danza de los millones

1
 

 

Ángel Aguirre Rivero gobernador Guerrero CUARTOSCURO

Gil lo escribe de nuevo: levantas una piedra y ahí está, el político corrupto dándole a la manivela del fraude, el desvío, la transa, la trapacería. A Gamés no deja de llamarle la atención que con la cantidad de observatorios para la transparencia, nada detenga al político corrupto.

La banda de la familia Aguirre, informa su periódico La Razón, pasará a la historia como uno de los árboles genealógicos más descarados. Los hermanos, hermanas, primos, cuñados, sobrinos, trabajaban en el gobierno de Guerrero o fueron impulsados por el gobernador con licencia para algún cargo de elección popular. Si Ángel Aguirre Rivero hubiera tenido abuelito y abuelita puede usted estar seguro que formarían parte de la nómina.

Para abrir boca se despacharon con el cucharón del pozole: 287 millones de pesos desviados de Banobras, CFE, Tesorería Federal, la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del estado de Guerrero. El hermano, Carlos Mateo Aguirre, y el sobrino, Luis Ángel Aguirre, se encargaban de retirar los dineros y pasarlos a tres empresas a través de las cuales defraudaron al erario. Y luego a comprar cositas: un departamento aquí, una casa allá, unos coches para el papá, una alcaldía para Angelito, unos viajes para los sobrinos. El viejo adagio más pleno que nunca: lo que saque la mano. El tío y el sobrino, al penal del Altiplano.

Murat

Sí, Gil ya sabe: todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Correcto, pero unos son más inocentes que otros. Y va de nuez: departamentos en Estados Unidos, un avioncito con matrícula, unas casitas compradas a precio de risa, en fon. El exgobernador de Oaxaca exhibido por The New York Times ha desmentido y desmontado y desmentado la noticia: Murat no tiene unos departamentos en Manhattan. Ay, mis hiiijooos.

El joven Alejandro Murat Hinojosa envío una carta a los medios para explicar la propiedad de varios inmuebles en Estados Unidos. Gil lo leyó en Reforma on-line: En la misiva, el director general del Infonavit e hijo del exgobernador de Oaxaca hizo tremendas precisiones. A ver: dice que el departamento adquirido en el 40W de la calle 55 de la ciudad de Nueva York es de su tío materno José Hinojosa Cuéllar. Gilga sabe que los tíos de los gobernadores suelen ser muy ricos, faltaba más.

Sigue la mata de la verdad dando. El departamento de Florida es propiedad de sus suegros, adquirido mediante un crédito hipotecario obtenido por su esposa y del cual el director del Infonavit fue aval: “De acuerdo con las instrucciones de mi suegros, mi esposa cedió la propiedad del inmueble a un fideicomiso del que ellos son beneficiarios y aportan recursos para cubrir los adeudos derivados de la hipoteca”. Ay, mis hiiijooos, gritaba Gamés en el amplísimo estudio.

No se vayan, por piedad, esperen, aún la nave del olvido no ha partido. Murat Hinojosa confirma que el departamento del Times Warner en la ciudad de Nueva York es de su tío materno Guillermo Vogel Hinojosa. La verdad, siempre es bueno tener unos tíos chidos que compran propiedades en Nueva York. ¿Debería renunciar Murat Hinojosa? Desde luego que sí, caramba. ¿Nos hemos vuelto locos? Ni modo, si tu tío no sabe explicar sus bienes, hasta la vista, baby.

Eugenio

Eugenio Ebrard, hermano de Marchelo, exjefe de Gobierno del Distrito Federal, escribió una carta para deslindarse de los beneficios de una red de cuentas de la filial suiza de HSBC que ayudaba a clientes de todo el mundo a evadir impuestos.

El exdirector de Walmart México dijo que sí abrió una cuenta, pero que sólo estuvo vigente hasta 2009, periodo en el que se asegura que cumplió con todas sus obligaciones fiscales. Que era de mi papá, que yo si los vi ni los conozco. Que yo sí pago impuestos y que la manga del muerto. Es que de veras. Si no sabes que tu hermano ha sido jefe de Gobierno del DF, también hasta la vista, baby.

¿Tenemos problemas con el dinero? Sí, muchos. Los cargos públicos y de elección popular siguen viéndose como botín, ventanilla donde cobrar, oficina de la función no tanto pública como privada. Gamés resume estos casos en una sola palabra: ¡granujas!

La máxima anónima (ima-ima) espetó dentro del ático de las frases célebres: “La ocasión hace al ladrón”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
La vida está en otra parte
Hilo negro con plantón
El macabro hallazgo