Opinión

La crueldad de Fox

   
1
  

  

Vicente Fox

Es una crueldad lo que ha hecho Vicente Fox. En su afán por criticar a la pareja Calderón-Zavala, el guanajuatense hará que se hable de Marta Sahagún, su esposa y mitad de lo que el propio expresidente llegó a llamar la pareja presidencial.

Fox dijo esta semana: “Vomito en cualquiera que mete a la familia en el negocio. Por eso, Calderón no me cae. Lo digo públicamente. Se equivoca en meter a su señora. Es gente que no abandona el poder. Que no puede regresar a disfrutar de una vida privada. Se les queda ese gusanito.

“Entonces me vomito en Calderón por meter a su mujer. Ella quizás puede ser una gran líder. Pero no creo en familias metiéndose al poder. Como Perón y Evita, Perón e Isabelita, Kirchner y Kirchnerita, Calderón y Calderoncita, Trump y Trompitas…” (http://bit.ly/2azhqCA)
Propongo que el ejercicio de memoria sobre “meter a la familia al negocio” lo hagamos a partir de un minucioso recuento sobre Marta Sahagún, realizado por Alejandra Lajous. (*)

“Con su historia de amor como trasfondo político, Marta Sahagún buscó los reflectores para acrecentarlo. Como no se había visto antes en la historia del México contemporáneo, la flamante esposa del primer mandatario desplegaba una intensa agenda propia: acudía a programas de televisión, concedía entrevistas en la radio o los periódicos, tanto de México como de otros países.

“Había concebido crear una organización propia, que además podría continuar de manera transexenal.

“Todavía no se había presentado oficialmente Vamos México, cuando ya arrancaba la recaudación de fondos. El domingo 21 de octubre de 2001 se llevó a cabo una lujosa ‘cena-show’ en la explanada del Castillo de Chapultepec, la cual estuvo amenizada por el famoso cantante inglés Elton John. Asistieron 700 personas, entre ellas los más prominentes empresarios del país, así como secretarios de Estado acompañados de sus esposas.

“Cada invitado pagó 100,000 pesos por su boleto, y así recaudó en un solo evento la nada despreciable cantidad de 70 millones de pesos.

“Uno de los motivos de molestia era que Vamos México formalmente se había creado como un organismo no gubernamental, pero a cada paso se beneficiaba del apoyo del gobierno, al más alto nivel. ¿Cómo determinar hasta qué punto Vamos México se apoyaba logística y administrativamente en las oficinas que Marta Sahagún tenía en Los Pinos, donde ella despachaba a diario?”

Rubén Aguilar y Jorge Castañeda, colaboradores en su tiempo de Fox, señalan en otro libro (La Diferencia, editorial Grijalbo, 2007) que se funcionaba mejor en el gabinete del expanista con la ayuda de Marta que sin ella.

Al ejemplificar la influencia e injerencia de Sahagún en temas de Estado, mencionan el decretazo (regalo de Fox a los concesionarios de radio y TV, a los que redujo drásticamente el tiempo fiscal que estaban obligados a ceder al Estado): “Marta Sahagún intervino ante Santiago Creel para conseguir una cita para Bernardo Gómez, en ese momento presidente de la CIRT, y vicepresidente de Televisa. Ella sabía lo que Gómez trataría con Creel, pero nunca le hizo ningún comentario al respecto; era innecesario: con la gestión bastaba”.

El juicio sobre el gobierno de Felipe Calderón ni siquiera ha comenzado. En él, y en la precampaña, se revisará el papel de Margarita Zavala. Pero será difícil que salga tan mal como Marta, cuyo perfil de “imprudencia y vanidad” (Lajous dixit) ha sido revivido por… Fox.

Por cierto, Fox dice que Evita Perón es un antiejemplo. Pues que le diga a Marta, que en entrevista con la revista Cambio en agosto de 2001 decía que esa argentina era su inspiración. Pura crueldad.

* Vicente Fox. El presidente que no supo gobernar, editorial Océano, 2007.

Por vacaciones, esta columna se publicará de nuevo el 8 de agosto.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

De canciones, narcos y videojuegos
El PRI atiende, a su manera, la corrupción
Las muertas doblemente silenciadas