Opinión

La corrupción en Pemex

1
  

   

Luis Videgaray y Pedro joaquín Coldwell. (Cuartoscuro)

Nadie quiere decir en voz alta lo que para algunos es un escándalo palaciego: la confrontación entre dos secretarios de Estado, Luis Videgaray de Hacienda, y Pedro Joaquín Coldwell de Energía, con el director de Pemex, Emilio Lozoya. Los temas son variados: mala gestión en Pemex y corrupción. Hay incluso una investigación sobre funcionarios de la empresa por presuntas ilegalidades, como comisiones multimillonarias por entrar a la licitación petrolera, o pagos para conseguir citas con Lozoya. La tensión se ha venido acumulando desde hace varios meses, y se escuchan reclamos y molestias con el director de Pemex.

Desde hace tiempo Lozoya enfrenta problemas con Videgaray, quien lo acercó al equipo de campaña de Peña Nieto en 2012. Funcionarios dijeron que Videgaray se quejaba por el desorden en Pemex que había causado, por ejemplo, la caída en la producción. La explicación en la empresa es que bajó porque Hacienda le quitó recursos a Pemex para producir. Las confrontaciones entre los dos por ese diálogo de sordos no disminuyeron, y se reflejaron en reuniones de gabinete. Esto, sin embargo, era sólo parte de los problemas.

Uno mayor es el de la corrupción. Varios inversionistas mexicanos y extranjeros se han quejado en los últimos meses de abusos por parte de mandos en Pemex. Funcionarios federales dijeron que el secretario de Energía investigó denuncias de que uno de los colaboradores más cercanos a Lozoya le pidió siete millones de pesos a un empresario petrolero mexicano para conseguirle una cita con el director de Pemex.

Otro caso se dio el año pasado, cuando representantes de una empresa petrolera texana estuvieron en Pemex para preguntar detalles sobre la Ronda Uno de la Reforma Energética. Les pidieron 20 millones de dólares, dijeron personas que hablaron con los inversionistas. Los petroleros se negaron y dejaron de interesarse en los campos que se pondrían a subasta meses después.

La investigación en la Secretaría de Energía conduce a la oficina del coordinador ejecutivo de la Dirección General, Froylán Gracia, que es muy cercano a Lozoya. Sin embargo, dijo un funcionario de Pemex, la oficina de Gracia no está en posición para manejar la agenda de Lozoya, y su área de competencia escapa de la posibilidad de influir en la agenda. Las acusaciones de corrupción en Pemex son diversas y han ido aflorando por goteo.

Uno de los casos más publicitados fue hace pocas semanas, cuando después de que se publicaran fotografías del director de Procura y Abastecimiento, Arturo Henríquez Autrey, en una casa de playa del propietario de Oceanografía, Amado Yáñez Osuna, en 2013, renunció. Hernández Autrey dijo que fue una reunión de amigos –antes que existiera incluso Procura–, y que en ningún momento hubo intención de proteger al empresario petrolero, que a principio de ese año había sido acusado por Lozoya de un quebranto a Pemex por cinco mil millones de dólares.

La fotografía fue entregada a la prensa por Martín Díaz, quien era el segundo socio importante de Oceanografía, y que escapó a Miami para evitar un proceso judicial en México. La salida de Hernández Autrey no detuvo las cosas. La PGR recibió información de que Yáñez Osuna llegó a pagar en cheque varios millones de pesos a funcionarios de Pemex para que repartieran entre sus superiores. No se sabe si se comprobó la veracidad de esos documentos o si fueron incorporados al expediente.

Oceanografía parece ser uno de los mejores ejemplos de lo que sucede en Pemex. Según la información que entregó Yáñez Osuna al entonces procurador general Jesús Murillo Karam, antes de que Pemex denunciara a Oceanografía, un alto funcionario de Pemex que dijo ir en nombre de Lozoya, le dijo que para evitar la acusación, tendría que asociarse con un banquero mexiquense.

Yáñez Osuna aceptó el trato para salvar a su empresa, pero cuando le llevaron el documento de la cesión de acciones, descubrió que no sería un paquete minoritario, sino que le entregaría la compañía a cambio sólo de no ir a la cárcel. Personas con conocimiento de esa reunión dijeron que la amenaza a Yáñez Osuna era que o vendía, o habría consecuencias. No vendió y la PGR, por petición de Pemex, inició un proceso judicial en su contra. Actualmente el empresario se encuentra preso.

Oceanografía no es la única empresa en la que se ha visto involucrado el director de Pemex. Recientemente se difundió un audio en el cual hablaba con el director de OHL para México, José Andrés de Oteyza, para ayudarle a resolver negocios pendientes con la CFE. Aunque en ese audio no hay indicios de corrupción, el conflicto de interés era claro. Hasta agosto de 2012, cuando se incorporó a la campaña presidencial, Lozoya había sido miembro del Consejo de Administración de esa empresa.

Un funcionario de Pemex desestimó las acusaciones que imputan a Lozoya y a una parte de su círculo íntimo. “Se han lastimado muchos intereses”, agregó. “Sólo el año pasado, los ‘coyotes’ dejaron de ganar unos 29 mil millones de pesos”. A las sospechas de corrupción se le suman los conflictos con Videgaray y Joaquín Coldwell, que arrojan luz a la confrontación con Lozoya, y las imputaciones que le hacen. El tema tiene claramente dos caras, donde se mezclan asuntos éticos y legales con diferencias políticas. ¿Qué sucederá? Lo determinarán las investigaciones. Por lo pronto, Lozoya mantiene, en lo político, el apoyo presidencial.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
El caso López Dóriga
El miedo a López Obrador
Cuando el presidente palideció