Opinión

La clave para el peso: reforma fiscal en EU

 
1
 

 

La clave para el peso: reforma fiscal en EU.

El tema más importante que enfrenta hoy México en su relación con Estados Unidos es el de carácter fiscal.

De cómo se resuelva la reforma en Estados Unidos dependerá
–como ayer le comenté en este espacio– que se consolide la tendencia al fortalecimiento del peso frente al dólar o que regresemos a una etapa de inestabilidad con cotizaciones que podrían ir más allá de 21 pesos.

La renegociación del TLCAN tiene todavía bastantes meses frente a sí y se ha visto que puede ser más benigna para México de lo que en un principio se pensaba.

Sin embargo, Trump no puede dejar de cumplir una de las promesas más importantes de su campaña: bajar los impuestos a las personas y a las empresas.

No bastarán los recortes presupuestales que ya se anunciaron para impedir que la deuda pública de Estados Unidos siga en aumento, si se bajan las tasas impositivas.

Por eso es que, hasta este momento, la tarifa de ajuste fronterizo (BAT) no se ha descartado formalmente, aunque a diversos integrantes del gabinete de Trump no les guste.

Ya hay entre las grandes empresas minoristas de Estados Unidos un gran movimiento de rechazo al BAT. Pero al mismo tiempo, los fabricantes y exportadores de tecnología y equipo lo ven con buenos ojos.

Las evaluaciones que han hecho consultoras y especialistas señalan que probablemente la capacidad de cabildeo de los opositores al BAT pueda ser mayor que la de aquellos que lo proponen.

La razón es sencilla. Mientras que el beneficio que puede traer este ajuste a las empresas exportadoras es más limitado, amenaza con tener un alto costo para millones de consumidores en Estados Unidos, lo cual implicaría para Trump, ‘darse un tiro en el pie’.

Pero, por otro lado, está el problema de cuadrar las cuentas, sin lo cual sería muy difícil que se realizara la reducción de las tasas impositivas que pretende Trump.

La complicación del cuadro hace altamente improbable que el asunto tenga una salida inmediata. Lo más probable es que las propuestas estén firmes hasta bien entrado el mes de mayo.

Pero además del tema del BAT hay que considerar el impacto negativo que tendría para las inversiones la reducción de las tasas impositivas en Estados Unidos.

Sin embargo, vale una acotación, quienes comparan directamente las tasas reducidas a 15 o 20 por ciento, planteadas por Trump y Ryan, con el 30 por ciento del ISR que se paga en México, pierden de vista que al parecerse más el nuevo impuesto corporativo de Estados Unidos (EU) al IETU que tuvimos en México, las tasas no son comparables en sentido estricto.

Sin embargo, el incentivo que existiría a trasladar a EU las utilidades que hoy se quedan en sus filiales en el extranjero, podría tener un impacto negativo para las inversiones externas norteamericanas en cualquier país fuera de EU.

Creo que no sobra reiterar que en el corto plazo será la reforma fiscal la que proponga el gobierno de EU y la que finalmente quede, lo que va ser el determinante del ambiente de los mercados financieros en los siguientes meses.

Por lo pronto, la renegociación del TLCAN va a bajar mucho como fuente de preocupación e inestabilidad.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Se alinean las estrellas para México?
¿Cuánto pagamos de ISR?
El debate fiscal que viene