Opinión

La clave del crecimiento en 2015 será la inversión

El Paquete Económico enviado al Congreso el viernes pasado contiene una expectativa de crecimiento para 2015 sumamente cauta.

Para este año, el estimado de alza del PIB es de 2.7 por ciento. Si lo comparamos con las previsiones de 26 instituciones que compila Banamex, resulta que la estimación oficial para este año está por arriba de 20 de éstas, es igual a tres y sólo menor que la de otras tres.

Pero para 2015 las cosas se invierten: entre 25 instituciones que reportaron un pronóstico, la de Hacienda sólo está por arriba de seis de ellas, es igual a la de tres y es inferior a las otras 15. Ahora, la perspectiva de Hacienda está entre las más conservadoras.
¿Cómo se visualiza la dinámica de 2015?

El ritmo del consumo llegaría a 3.4 por ciento luego de que este año se quedará en 2.3 por ciento de crecimiento.

Esta aceleración del consumo se contrasta con su promedio de crecimiento de 2.2 por ciento entre 2008 y 2014. Es decir, se anticipa un buen año para el mercado interno, y además se visualiza para el mediano plazo un crecimiento del consumo a tasas de más de 5.0 por ciento en la segunda mitad de la década.

No hemos tenido esos ritmos de crecimiento desde hace más de 20 años.

Sin embargo, donde aparece el mayor contraste es en la formación de capital.

El estimado para este año es un crecimiento de 1.4 por ciento. Sin embargo, hasta mayo tuvimos una caída de 1.1 por ciento. Para que se cumpla el pronóstico de crecimiento, la tasa promedio del segundo semestre debe estar cerca de 3.8 por ciento para la inversión.

Y la previsión es que esta tasa se mantenga y acelere un poco más durante 2015, pues se anticipa un ritmo de 4.0 por ciento para todo el año. En el caso de esta variable habrá un fuerte contraste con 2014, especialmente en la primera mitad de este año.

En términos de su contribución al crecimiento del PIB, 73 por ciento se explicaría el próximo año por un mayor consumo, 22 por ciento por más inversión y otro 5.0 por ciento en función del crecimiento de las exportaciones netas.

¿Cuáles fueron las fuerzas motrices del crecimiento en el periodo 2008-2014?

Con un crecimiento de la inversión que apenas promedió 1.2 por ciento anual en ese lapso, prácticamente todo descansó en el consumo. La diferencia para los años por venir es que la inversión tendría otro rol.

De 2015 a 2020, de acuerdo con los pronósticos oficiales, la inversión habrá crecido 44.7 por ciento, lo que significa una tasa promedio de 6.1 por ciento al año, frente a 1.2 por ciento anual promedio de los seis años anteriores.

La diferencia central en el desempeño de nuestra economía se daría allí.

Ese es el objetivo de las reformas estructurales y también la condición para darle sustentabilidad al crecimiento.

Y, aunque la inversión pública tiene su rol, no hay que olvidar que más de 80 por ciento es del sector privado. Allí está la clave para que nuestra economía despegue.

Twitter: @E_Q_