Opinión

La casa de Barrales, sueldos y el Frente

   
1
  

    

Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado

Escándalo mediático suscitóse el viernes en las redes sociales, luego de que El Universal pusiera en su primera plana la fotografía de una barda de una casa en Las Lomas, atribuida a la líder de izquierda (es un decir) Alejandra Barrales.

“Barrales ha sido política la mayor parte de su vida. Con su sueldo no da para departamento en Miami y casa en Lomas”, publicó por ejemplo el buen Esteban Illades en Twitter.

Porque parece mentira, la verdad nunca se sabe, diría Daniel Sada.

La verdad que nunca se sabe es a cuánto ascienden en México, con bonos, apoyos diversos y liquidaciones millonarias incluidas (hola Enrique Ochoa), los sueldos de los funcionarios públicos, y particularmente de nuestros legisladores.

Alejandra Barrales ha pasado por la Asamblea Legislativa (2003-2006, y en la segunda ocasión –2009-2012– llegó a presidir ese cuerpo legislativo). ¿Cuánto pudo haber ganado ahí? Tenemos algunas pistas. Cito dos notas de Reforma de tiempos de Barrales: una sobre la incompatibilidad entre los sueldos declarados y los ingresos reales, y la otra en torno al opaco destino de millonarias partidas entregadas a las bancadas, precisamente cuando Barrales partía el queso:

“Aunque están entre los que menos salario neto reciben en el país, los diputados locales del Distrito Federal quintuplican su dieta con partidas disfrazadas como apoyos, y hacen que su salario mensual sea de los más altos entre las legislaturas estatales”. (Quintuplican dieta, enero 2005).

“Los 66 diputados hicieron uso de 431.1 millones de pesos por concepto de prerrogativas entre 2010, 2011 y el primer semestre de este año; sin embargo, en los reportes que entregaron las bancadas parlamentarias no especificaron en qué se utilizó ese dinero. (Salen legisladores, la opacidad se queda, agosto 2012).

Y hoy que Barrales ocupa un escaño del Senado, basta citar una nota de noviembre de 2016, donde se comparaban sueldos de legisladores de países de América Latina. Ahí se calculaba que cada representante del pueblo en México se mete al año 180 mil dólares, es decir, en tres años de senadora (2012-2015, pues luego se ausentó y en marzo pasado regresó a esa Cámara), Barrales habría acumulado unos 8.6 millones de pesos (a un tipo de cambio de 16 pesos).

¿Entonces? Pues no resulta tan disparatado pensar que la señora Barrales pudo haber ahorrado sus dietas, y otros apoyos, para plasmar su pasión inmobiliaria en Miami y Las Lomas. Y ese debería ser el escándalo: en una de esas, a un legislador sí le alcanza para casitas dignas de aquella canción presidencial de Óscar Chávez.

El otro tema, por supuesto, es por qué el descontón a Barrales en el periódico que en últimos tiempos ha hecho de golpear a la oposición una marca.

No sabemos quién filtró, pero sí sabemos quién se beneficia. Pareciera que los priistas se quieren quedar solos como el polo conservador en las próximas elecciones.

Conservador en al menos dos acepciones: presentarse con la agenda del no cambio, y ser el estandarte que convoque a quienes temen al cambio.

El espacio de la derecha está copado, pues, por un aspirante filopanista que los priistas esperan que jale votos de los simpatizantes azules ante un PAN, con defecciones y sin autoridad –creen– luego del desprestigio mediático por escándalos en torno a su líder nacional. Y para terminar de machacar esa operación, se llevaron al baile a la presidenta perredista. Los del Frente tienen casas grandes, escándalos ídem, ¿y posibilidad chicas?

¿De verdad, y contra lo que vivieron en Edomex, Ochoa quiere una parejera AMLO-PRI? Está a punto de lograrlo.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Sismo, ¿está bien el reporte de muertos?
Los viernes al sol
Una reconstrucción muy rara