Opinión

La burla de 'El Chapo'

 
1
 

 

(AP)

El presidente Enrique Peña Nieto dijo días después de la captura de Joaquín El Chapo Guzmán, en una entrevista con León Krauze en Univisión en febrero del año pasado, que sería “imperdonable” una nueva fuga del jefe del Cártel del Pacífico. Hoy, lo imperdonable sería que las culpas se quedaran en la red de complicidades en el penal sin ver las responsabilidades de su gabinete de seguridad. Los ceses no pueden esperar si quiere minimizar el daño que este episodio trae al presidente y la burla que significó el escape, que lo pilló en el vuelo a Francia con la mayoría de su gabinete, para una visita de Estado que prometía ser espectacular.

Vayamos por partes. Primero el túnel, descrito por el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, que arranca con un hoyo de 50 centímetros por lado en la zona de regaderas, y recorre un kilómetro y medio a diez  metros bajo tierra. Expertos ingenieros calcularon que ese túnel tenía aproximadamente dos mil 71 metros cúbicos que produjeron 725 toneladas de tierra, más el concreto armado que tuvieron que extraer de las fundas de seguridad de las protecciones metálicas y de basamento del edificio. Con el factor de compactación y expansión de esos materiales, dijeron los expertos, debieron haber requerido de 250 camiones de volteo para retirarlos.

Toda la obra tuvo como salida una casa humilde donde, de acuerdo con ese cálculo, debieron utilizarse 2.2 camiones por día durante los 505 en que estuvo preso Guzmán en El Altiplano, si desde que ingresó a la cárcel se hubiera empezado a cavar el túnel, lo que no fue así. No se sabe cuánto tiempo duró la planeación, ni cuándo consiguieron los planos del penal y sus especificaciones técnicas para poder realizar su obra de ingeniería. Las autoridades federales tienen bajo investigación a todas las autoridades del penal, y han declarado más de 30 personas. En la probable ayuda interna encontrarán quizás a los responsables directos, pero no los indirectos.

Esto nos lleva a la segunda parte: los dispositivos de seguridad de los penales de máxima seguridad. La característica que tenía ese tipo de cárceles en México es que contaban con cinco círculos de seguridad, avanzada tecnología –en el sistema de vigilancia y construcción, o brazaletes para seguimiento personalizado de internos, por ejemplo–, sistemas de inteligencia –entre ellos los dispositivos para el monitoreo interno y remoto, así como la verificación de información en tiempo real de los visitantes–, protocolos de gestión en la custodia –entrenamiento especializado y desvinculación de la Policía Federal–, así como las barreras físicas que inhiben fugas y rescates. Las funciones y responsabilidades estaban compartamentalizadas, para que nadie tuviera autoridad absoluta en el penal.

Si había tantos controles de seguridad, ¿por qué se fugó El Chapo? Esta pregunta nos lleva a la tercera parte. Desde el comienzo del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se desarrollaron cambios de alta relevancia para mostrar una estrategia diferente a la desplegada por el gobierno de Felipe Calderón. Manuel Mondragón fue nombrado comisionado nacional de Seguridad, que absorbería las funciones de la Secretaría de Seguridad Pública Federal. Mondragón no llegó por capacidad, sino porque el equipo de transición lo seleccionó por encuesta. “Era el jefe de Policía mejor evaluado del país”, dijo uno de los responsables de ese proceso. Popularidad sobre capacidad. Parte de los resultados se incubaron en esa decisión.

Mondragón modificó protocolos y procedimientos que no fueron restaurados tras su salida. Entre los principales se encontró la desaparición de varias de las áreas más sensibles de inteligencia. Otra de sus primeras decisiones fue desconectar Plataforma México y pasar todos los controles al órgano penitenciario. Al hacerlo, limitó, por ejemplo, el monitoreo remoto de las cárceles de máxima seguridad desde el Distrito Federal, desde donde se observaba toda el área de regaderas. En el sistema previo a que fuera tocado por el nuevo gobierno, las cámaras tomaban parte de los baños, por lo que es imposible que no se percataran que se estaba haciendo un túnel.

La imagen del dormitorio y de una zona de regaderas siempre es visible en el sistema de vigilancia y por el oficial que está dentro de las áreas de dormitorios en un puesto de vigilancia. Qué tanto quedaron ciegas por el desmantelamiento de Plataforma México no se sabe, pero es una pregunta que tiene que responder el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, bajo cuyo cargo está el monitoreo remoto de los penales, y el responsable directo es Ramón Pequeño, jefe de Inteligencia. El órgano desconcentrado de penales depende del comisionado Rubido, quien con la fuga de Guzmán suma dos escapes en menos de un año. A los tres se les escapó otro punto en la vigilancia de un interno tan sensible para la seguridad mexicana: no lo cambiaron de celda. Al no hacerse, garantizaron que el túnel llegaría a su cita con El Chapo.

Desde París, el presidente Peña Nieto dijo que la fuga de El Chapo era “una afrenta al Estado mexicano”. Esto nos lleva a la cuarta parte. Afrenta es la que hizo el gobierno contra los mexicanos, al fugársele porque se redujeron los sistemas técnicos en los penales de máxima seguridad y se modificaron los procedimientos. Con ello se facilitó la corrupción que le devolvió la libertad a Guzmán. “Imperdonable” una nueva fuga, fue aquella frase memorable. Pero la retórica presidencial de este domingo, no está a la altura.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
CNTE, la larga noche
2018: 'el caballo negro'
Espionaje a mexicanos