Opinión

La bravuconería de Ebrard

Ebrard quiere debatir con Miguel Ángel Mancera. En su momento lo quiso hacer con Felipe Calderón y luego con Enrique Peña Nieto.

Se trata de una bravuconería para politizar un caso de mal uso del dinero público. Cuarenta mil millones de pesos en la peor obra de la historia de México.

Las preguntas que debe responder Ebrard en torno a la Línea 12 nada tienen que ver con retórica política.

¿Por qué hicieron una obra de ese tamaño sin tener primero un proyecto ejecutivo?

¿Por qué si presupuestaron un gasto de 12 mil millones de pesos en la construcción de la Línea 12, el costo final se les fue casi a 24 mil millones de pesos?

¿Por qué compró trenes con “características para un sistema suburbano, en tanto las vías están diseñadas para Metro”, como lo apunta el Informe de Systra?

¿Por qué realizó una obra “donde se tiene un riel que responde al estándar Arena (normas americanas) y una rueda fabricada bajo estándares europeos”, como afirma Systra?

¿Por qué permitió que se adquirieran trenes con ruedas demasiado anchas, si en las curvas menores a 300 grados van martillando las vías (lo que provoca el “desgaste ondulatorio”)?

¿Por qué permitió que se construyeran, de parte de ICA-Carso-Alstom, 22 curvas menores a 300 metros, si están prohibidas por el Libro Naranja, por el que nos regimos?

¿Por qué dejó que el director del Proyecto Metro, Enrique Horcasitas, permitiera hacer esas curvas prohibidas a su hermano Luis Horcasitas, vicepresidente de ICA?

¿Por qué puso a Enrique Horcasitas al frente del proyecto Metro si hay un evidente conflicto de interés con su hermano, el vicepresidente de ICA?

¿Por qué se adquirieron esos trenes, si no sirven para esas vías?

¿Por qué lo hizo mediante adjudicación directa, y no a través de concurso público, dado el monto económico de la adquisición?

¿Qué lo convenció de que esa compañía española, CAF, era la única que podía proveer de trenes adecuados para esas vías y omitieron el concurso?

¿Por qué se equivocaron al adquirir esos trenes?

¿Por qué los capitalinos tendremos que pagar anualmente mil 350 millones de pesos a CAF por el arrendamiento de 30 trenes que no nos sirven?

¿Por qué inauguró la Línea 12 (2 de noviembre de 2012), cuando ya tenían los reportes de desgaste ondulatorio desde julio y agosto, según fe de hechos que constan ante notario público?

¿Por qué no justificó 489 millones de pesos de lo entregado por el gobierno federal para la Línea 12, vía el Fondo Metropolitano?

¿Por qué puso en riesgo la vida de decenas de miles de capitalinos, cuando las fallas en las agujas (para los cambios de vías) “pueden entrañar descarrilamiento por subida de la rueda sobre el riel”, como revela Systra?

¿Por qué hay que cambiar 15 kilómetros de rieles, si ya se pagaron los que se instalaron?

¿Por qué hay que modificar el peralte de 15 curvas, cuando se pagó para que lo hicieran bien?

¿Por qué los capitalinos tenemos que pagar un millón de pesos para rentar camiones de RTP y dar servicio a 160 mil personas que se quedaron sin transporte debido a la inutilidad de la Línea 12?

¿Por qué quiere politizar un caso en el que hay una danza de miles de millones de pesos mal empleados?

Twitter: @PabloHiriart