Opinión

La actitud de Carlos Slim frente a Trump

 
1
 

 

La actitud de Carlos Slim frente a Trump.

El jueves 1 de diciembre poco antes de las 10:00 de la mañana lo esperaba en el estrado Michael Bloomberg amén de unas 200 personas congregadas a manera de auditorio en el patio central del Exconvento de San Hipólito en la Ciudad de México.

Si continuaba encerrado en su automóvil atrapado por el tráfico sobre Paseo de la Reforma, Carlos Slim retrasaría ese diálogo público con el empresario y exalcalde de Nueva York.

El magnate mexicano reaccionó. Ante la prisa, bajó del automóvil y a pleno sol saltó a la motocicleta de su escolta quien esquivó hábilmente portezuelas y espejos laterales hasta depositar a su pasajero en la entrada del recinto, casi a tiempo. Slim ágilmente cruzó el portón y avanzó casi a trote por el oscuro pasillo que lo llevaría a su silla.

Iniciado el diálogo, el moderador del histórico encuentro entre el dueto de personajes, el conductor televisivo canadiense Erik Schatzker, soltó a un Slim aún cargado de adrenalina: ¿Qué debería hacer México para mejorar su deteriorada imagen?

¿Deteriorada ante quién? Respondió el magnate, para luego soltar una lista de razones para pensar más en las oportunidades que ofrece la coyuntura actual, que en las amenazas que supone la próxima presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

¿Debemos asumir la actitud de Carlos Slim?

Hay advertencias por todos lados de una ola que nos pasará encima. Hasta la fecha nada, absolutamente nada cambió en la relación comercial con Estados Unidos y las señales indican que difícilmente cambiarán en el sentido en el que el señor Trump lo ha expresado.

Ford. La noche del 17 de noviembre, Trump emitió un Tweet: “Trabajé duro con Bill Ford para mantener la planta de Lincoln en Kentucky. Se lo debo al gran estado de Kentucky por su confianza en mí”.

La reacción inicial de los medios fue instintiva: Trump detiene la instalación de una planta de Ford en México. Pero en ese tweet había un error de hecho en el que la mayoría de los medios no repararon. Ford nunca anunció que vendría una nueva planta de Lincoln.

No es la intención estratégica. La empresa dirigida por Mark Fields quiere concentrar acá la manufactura de coches que le dejan menos dinero, los pequeños, y mantener en Estados Unidos aquellos más caros, los más rentables.

Ante la incómoda situación, al día siguiente directivos de Ford explicaron que en algún momento les había pasado por la cabeza la idea de enviar una nueva planta de Lincoln a México.

Esa, sólo esa planta imaginaria es la que detuvo ese día Donald Trump. El ataque, empero, continuó. Justamente a través de Ford asestó el primer golpe contundente contra las inversiones en el país.
El 4 de enero la empresa automotriz canceló la instalación de una planta de mil 600 millones de dólares en San Luis Potosí. Sus accionistas cedieron supuestamente ante promesas de bajas de impuestos en Estados Unidos.

Pero Ford avanza en México. ¿Ejemplo? En noviembre arrancará una nueva planta de fabricación de motores a gasolina en Chihuahua que ofrecerá mil 200 empleos.

La razón: sólo en 2015 la empresa ahorró unos 630 millones de dólares en costos laborales de manufactura que habría pagado del otro lado de la frontera. Eso es el 8.0 por ciento de su utilidad. Los detalles están consignados en un trabajo de Axel Sánchez para EL FINANCIERO.

Lo demás hasta el momento han sido fuegos artificiales más que hechos.

GM. El 17 de enero General Motors anunció una nueva inversión en Estados Unidos como muchas que hace de manera constante. Trump se atribuyó esa victoria en el contexto de su muestra de habilidad para quitarle empleos a su país vecino al sur.

La aclaración de la empresa en México fue implacable:“El día de hoy GM anunció una inversión de mil millones de dólares para operaciones de manufactura en Estados Unidos que será destinada a diversos proyectos.

Este anuncio no afecta las operaciones de GM en nuestro país y no hay impacto alguno a nuestros empleados.
Los nuevos puestos de trabajo que serán generados en Michigan para la producción de ejes para pickups, eran realizados anteriormente por un proveedor externo”, todo lo anterior es atribuible a GM.

Carrier. El mismo jueves en el que ocurría el diálogo entre Slim y Bloomberg, el presidente electo Trump volaba a Indiana para asestar otro 'golpe' a los mexicanos: la supuesta cancelación del traslado de empleos a Monterrey provenientes de Estados Unidos.

En este caso, la opinión pública de ambos lados de la frontera compró en primera instancia la versión de Trump, ignorando los hechos.

Mil 300 empleos serán abiertos en Nuevo León para fabricar aires acondicionados y en Indiana, en otro proyecto, poco menos de mil empleados serán entrenados para hacer hornos. Esos son los empleos que mantuvo Trump allá, sin quitarle mil 300 nuevos trabajos a México.

La lógica: Carrier en Indiana paga 30 dólares por hora a sus trabajadores, acá la paga a tres.

Ese mismo día, el presidente electo en la cara de los trabajadores más aguerridos de Indiana soltó en su discurso esta frase que fue poco reproducida: “El muro tendrá puertas y vendrán legalmente. La gente vendrá con permisos de trabajo para laborar en el campo”.

Nuevamente, el hábil comunicador consiguió todo: un acuerdo con empresarios, el aplauso rápido de trabajadores de su país y el enojo del público mexicano al que mantiene asustado, débil.

De vuelta a Carlos Slim. El 1 de diciembre durante su conversación con Bloomberg, Slim dijo que si Trump tiene éxito será bueno para México.

Si su economía crece al 4.0 por ciento y reduce impuestos, requerirá manufactura interna de inmigrantes o cercana, de México, pues abandona rápidamente su condición de nación industrial para convertirse en una de servicios.

Dijo además que los empresarios nacionales deben endeudarse ahora que existen aún tasas bajas para invertir en México. También, que México tendrá unos meses complicados al inicio de la administración Trump, pero que la turbulencia será pasajera.

Lo que Slim no dijo es que en otras crisis ha tomado las decisiones más arriesgadas entre sus pares, como cuando ordenó al director de su cementera no subir los precios en 1995, pese a la elevada inflación, porque había que “ayudar al país”, o cuando en esos días salvó a ICA con una inyección de capital, o de cuánto le molesta que le digan que la imagen de México se está deteriorando.

Slim se reunió con Trump un par de semanas después. Sólo ellos conocen lo conversado ese sábado 17 de diciembre. Lo que sabemos es que al inicio de este año, la hueste del mexicano anunció que lanzará un canal de televisión en Estados Unidos con contenido 100 por ciento mexicano. Supongo que sabe que ese público estará en esa nación de largo plazo.

Carlos Slim es también blanco de críticas que no abordaré aquí. Pero es hasta el momento el único que expresa un discurso público optimista ante la 'amenaza Trump' que supone para muchos un desastre económico para México.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
Detrás de la ronda petrolera de hoy
La vuelta al dólar en dos años
Nos tienen agarrados de los litros