Opinión

La acción de Banxico
y su lógica

 
1
 

 

Agustín Carstens, jefe del Banco de México

En línea con lo que anticipábamos en este espacio, Banxico optó por elevar la tasa de fondeo en 50 puntos base el pasado 30 de junio. La decisión sorprendió solo parcialmente a los mercados, mientras que no era la expectativa del consenso de analistas. De tal acción surgen varias interrogantes, a continuación planteo cuatro de las más populares y propongo una respuesta.

¿Qué motivó tal acción de Banxico? El banco central fue claro, la intención fue evitar que la depreciación de la moneda nacional observada durante los últimos meses y los ajustes en algunos precios relativos se tradujeran en un desanclaje de las expectativas de inflación.

Así, el principal catalizador de la acción fue el comportamiento del tipo de cambio, aunque circunscrito al mandato de estabilidad de precios por el que vela Banxico.

Hay más, Banxico fue igualmente claro en asociar el comportamiento reciente del tipo de cambio con factores externos, destacando las perspectivas de normalización de la Fed y el referéndum sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Adicionalmente, y desde una óptica de mercado, subrayó la significativa depreciación de nuestra moneda, el incremento en las tasas de interés internas a todos los plazos y la exacerbada volatilidad financiera a nivel internacional. Es decir, su evaluación del reciente comportamiento de los mercados financieros fue integral.

¿Significa que le preocupa un nivel determinado de tipo de cambio? No lo creo. Lo que identifico es una preocupación por la significativa depreciación del peso desde la óptica de las presiones inflacionarias y financieras que pudieran derivarse de ella. De hecho, yo no detecto ningún componente en sus vehículos de comunicación recientes que me lleve a pensar que un nivel determinado de tipo de cambio nominal sea un detonante de acciones de política monetaria.

Por el contrario, creo que el contexto que llevó a una decisión de elevar 50pb la tasa de fondeo los pasados 17 de febrero y el 30 de junio fue mucho más general e integral que el simple nivel del tipo de cambio. En específico, creo que se privilegian elementos que caracterizan al funcionamiento del mercado y la dinámica inflacionaria asociada a las presiones cambiarias.

¿Es la acción perjudicial para el crecimiento económico? Tampoco lo creo. Vale la pena tomar en cuenta desde dónde se parte al elevar la tasa de interés de política monetaria. Dado que estimo que México atraviesa por uno de los niveles más laxos en sus condiciones monetarias (y financieras) desde 2009; un incremento en la tasa de fondeo no debe igualarse a un movimiento restrictivo -si acaso nos ubicaría en territorio menos laxo. Adicionalmente, aunque se considerase un movimiento restrictivo, la efectividad de las acciones de política monetaria toma su tiempo en ser evidente, quizás entre uno y dos años. Así, el impacto en el crecimiento económico no sería significativo en el corto plazo, aún en el caso de que la acción de Banxico pudiera ser interpretada como restrictiva.

¿Puede Banxico volver a actuar en ausencia de acciones de la Fed? Creo que sí. Nuestro banco central parece decidido a actuar cuando sea requerido, teniendo como su principal objetivo el mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas y coadyuvar a la estabilidad financiera. Así, si bien considero que la expectativa de acciones de la Fed sigue siendo la referencia en el plan de vuelo de Banxico, episodios de alta volatilidad financiera con signos de presiones en el funcionamiento del mercado cambiario a nivel local podrían elevar la probabilidad de nuevas acciones. Tal probabilidad se vería también incrementada por signos de presiones inflacionarias y/o en expectativas.

Estas son tan solo algunas de las interrogantes más referidas a mi alrededor más no las únicas. Volveremos sin duda a estos temas en las semanas siguientes. El resto del año no luce tan claro como quisiéramos verlo, sobre todo en lo que respecta a riesgos asociados a nuevos episodios de volatilidad financiera.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
El misterio de los errores y omisiones
Nueva baja en tenencia de extranjeros en bonos nacionales
¿Es anormal la depreciación del peso?