Opinión

Junio: Panorama

1
  

  

Elecciones Colima

Este fin de semana arrancan las campañas para las elecciones de junio próximo. Serán nueve semanas en las que tendremos multitud de noticias políticas, muy probablemente centradas en las 12 gubernaturas que están en disputa, aunque no dudo que en lo local haya también mucha información acerca de alcaldías, y menos acerca de los diputados locales, que siguen sin ser muy útiles. En preparación a lo que veremos, permítame ofrecer un panorama general de los 12 estados en disputa.

Hay dos bloques. En el norte, cinco estados contiguos y uno separado. Sinaloa, Chihuahua, Durango, Zacatecas y Aguascalientes, y en el otro extremo, Tamaulipas. En el este, lo mismo, cinco contiguos: Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y Veracruz, y otro en el extremo, Quintana Roo. De los doce, nueve son gobernados hoy por el PRI, y los tres restantes son los que fueron ganados en alianza PAN-PRD, con candidatos originarios del PRI, hace ya seis años. No sé si recuerda que el secretario de Gobernación de ese entonces, Fernando Gómez Mont, renunció al puesto por esa estrategia. Esos estados son Sinaloa, donde el gobernador Malova (como le gusta que lo llamen) realmente nunca hizo caso de la alianza y gobernó con sus cercanos, la gran mayoría priistas; Puebla, donde el gobernador Moreno Valle se convirtió al panismo de lleno, e incluso busca ahora la candidatura presidencial para 2018; y Oaxaca, gobernada por Gabino Cué, que se mantuvo más cerca del PRD que de los demás, y que ha sufrido mucho para controlar el estado. Hubo en aquella ocasión otras dos alianzas, que perdieron por poco, Durango, en donde el candidato era Rosas Aispuro, que repite el intento, e Hidalgo, donde la candidata fue Xóchitl Gálvez, que ahora es delegada en Miguel Hidalgo.

De los nueve estados que el PRI gobierna hoy, cinco nunca han sido gobernados por otro partido: Tamaulipas, Durango, Hidalgo, Veracruz y Quintana Roo. Dos de ellos tienen exgobernadores con problemas con la justicia, Tamaulipas y Quintana Roo, en ambos casos por asuntos relacionados con narcotráfico y lavado de dinero.

En esta ocasión, hay alianzas PAN-PRD en cinco entidades. Nuevamente Durango, como ya comentábamos, ahora acompañado de Zacatecas, donde el candidato proviene del PRD. En el este, hay alianza en Oaxaca, también con un perredista, y en Veracruz, donde el candidato es del PAN. Finalmente, se agregó una quinta alianza, un poco inesperada, en Quintana Roo. En todos los casos los candidatos son expriistas. Algunos que dejaron el partido hace años (Durango, Oaxaca, Veracruz) y otros sólo hace pocas semanas (Zacatecas, Quintana Roo).

Hay ahora un nuevo elemento en las elecciones: los candidatos independientes. Sólo en tres entidades no hay un independiente buscando la gubernatura: Hidalgo, Quintana Roo y Oaxaca. En algunos casos, son políticos que abandonaron su partido porque no veían oportunidad de la candidatura; en otros, dan la impresión de ser construcciones de los actuales gobernadores, para dividir la votación: se trata de exfuncionarios, líderes sindicales, etcétera. Tal vez me equivoque, y se trata de verdaderas opciones, ya lo iremos averiguando.

No cubro ahora las posibilidades de cada candidato y partido, lo haremos en otra ocasión. Pero creo que este panorama general puede servir para tener el marco de referencia de la elección. Probabilidades, detalles, y demás, en las próximas semanas.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Contra la productividad
Es peor
El origen del problema