Opinión

Julión, Márquez, Lozoya… ¿y la presunción de inocencia?

 
1
 

 

culpables

Hay tantas injusticias con las que cotidianamente convivimos que, cuando vemos acusaciones contra 'presuntos culpables' muy pocas veces reparamos en indagar si los acusados verdaderamente tienen que ver con los hechos que se les imputan, y con frecuencia le damos vuelta a la página como si no pasara nada.

Para la opinión pública en general, por el sólo hecho de ver estos casos en la 'tele', en los diarios o porque son parte del comentario radiofónico y de los memes en redes sociales, no hay duda, son culpables.

Es el caso del cantante Julión Álvarez, del futbolista Rafael Márquez y más recientemente del político Emilio Lozoya. Los dos primeros han sido linchados en los medios informativos por su presunta relación con grupos de la delincuencia organizada, y quienes al parecer estarían involucrados con negociaciones ilícitas, en tanto que para Lozoya el tiroteo viene de hace meses con el caso Odebrecht, pero el ajusticiamiento mediático y político apenas empieza.

El domingo pasado el diario brasileño O Globo dio a conocer supuestas confesiones del exdirector de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, quien –¿bajo juramento?– dijo que directivos de esa empresa pagaron 10 millones de dólares de soborno a Lozoya a cambio de una licitación de 115 millones de dólares para hacer una refinería en Tula, Hidalgo.

El medio informativo detalló que Meneses Weyll comenzó a realizar los pagos en marzo de 2012, cuando Lozoya era uno de los integrantes de campaña del actual presidente Enrique Peña Nieto.

Ante la acusación de haber recibido 10 millones de dólares por parte de Odebrecht para favorecer a esta empresa con contratos relacionados con la refinería en Tula, el exdirector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, negó categóricamente el hecho y refirió que ha demostrado su interés porque el tema sea investigado y sancionado, y dijo que “es lamentable que esto se lleve a chismes y acusaciones sin fundamento ni prueba”.

Hay versiones de que las autoridades judiciales de Brasil están investigando este asunto en colaboración con la Procuraduría General de la República (PGR) de México, pero se dice que serán los fiscales mexicanos quienes deben dar el próximo paso.

¿Hasta dónde los delitos en los que se les involucra a Julión Álvarez, Rafael Márquez y Emilio Lozoya son verdad? ¿Quién de ellos es culpable? Eso sólo corresponderá a las autoridades definirlo o a sus acusadores, porque en materia de derecho el que acusa está obligado a probar, y de acuerdo al Nuevo Sistema de Justicia Penal los acusados son inocentes hasta que no se les pruebe lo contrario.

Bueno así debería ser, pero la realidad es otra, porque aquí en México todavía estamos en pañales en materia de aplicación de la justicia. Hoy la máxima parece ser la misma que se aplicaba en tiempos de la revolución: “Mátenlos, después viriguan”. Así, sin más, no importan las nuevas figuras jurídicas que garantizan la presunción de inocencia y el debido proceso.

Por lo demás, si son culpables, que sean sancionados conforme a las leyes vigentes, pero es un hecho que si las acusaciones son falsas muy pocos, o nadie, tendrá la decencia de dar una disculpa o coadyuvar a reparar el daño moral causado a estos personajes, esa es la realidad.

También te puede interesar:
¿México incluyente?
Y despertó el dinosaurio
Mascarada en la alianza