Opinión

'Joselito' vuelve a sonreír

  
1
  

  

Joselito Adame

Hidrocálido de nacimiento, este hombre nació torero y abrazó la profesión desde niño. Sus andares, sacrificios y trayectoria son por todos conocidos. Renunció a una infancia normal y apostó a lograr un sueño (el cual es casi imposible de alcanzar): convertirse en figura del toreo. Esta es la historia de un mexicano ejemplar, una historia de éxito basado en el sacrificio, el trabajo y la honradez; además en una profesión donde se tienen que combinar cientos de factores para que en la tarde importante salga el toro bueno, no haya viento, el torero sea capaz de entender las condiciones del astado, se acoplen la expresividad de la bravura y el sentimiento del torero para crear la magia única e irrepetible del arte de torear, que la gente lo sienta, que el matador ejecute la suerte suprema con ortodoxia y eficacia, que el juez de plaza sea capaz de valorar las condiciones del toro y la actuación del torero para premiar la faena… Así puedo seguir enumerando condiciones que se deben dar para que un torero avance en su carrera.

Los mexicanos somos un pueblo complejo de entender, vivimos en un verdadero paraíso, nuestro país es sin duda uno de los más bellos del mundo, privilegiado en climas, mares, historia y tradiciones, sin embargo cómo les cuesta a muchos aceptar el éxito de otros, leo y escucho a muchos aficionados a los toros que no valoran en su justa medida la trayectoria, el presente y el futuro de un torero de la capacidad, valor y mérito como el de Joselito Adame.

Joselito es el único torero mexicano que lleva 11 temporadas seguidas actuando en Europa de manera consecutiva, dando la cara siempre en plazas importantes como Las Ventas en Madrid, Sevilla, Pamplona, Bilbao, Valencia, Nimes, Arles y muchas otras. El domingo tuvo una brillante actuación en lo que es para mí la plaza más bonita y torera del mundo: La Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Es más complicado verse anunciado en Sevilla que en Madrid, simplemente por el número de festejos que da una plaza y otra. Triunfar en Sevilla brinda a los matadores el reconocimiento de ser buenos toreros, de ser avalados por una de las aficiones más exigentes y conocedoras del mundo. La afición sevillana la considero la mejor por el hecho de que sólo reconoce lo bien hecho, lo torero, lo de buen gusto. Madrid con un triunfo catapulta carreras, puede otorgar contratos y dinero, pero Sevilla otorga la categoría que ni el dinero ni los contratos pueden dar.

Joselito lleva cortadas en Sevilla cuatro orejas. Se dice fácil, muy fácil, pero existen toreros en el mundo que pese a actuar casi todos los años en el albero sevillano, no cuentan con ese palmarés. El domingo 23 de abril, Joselito tuvo quizá la que ha sido su mejor actuación en Sevilla; se le vio capaz, como siempre, del valor ni hablar, le sobra, la diferencia fue en la manera que disfrutó toda la tarde. Se le vio sonriente, gozando el privilegio de sentirse torero en uno de los máximos santuarios de la tauromaquia. En mi opinión, esa ha sido la diferencia. Este pasado invierno le vimos demasiado interiorizado, ajeno al contacto sensorial con el público, sin embargo el domingo fue todo lo contrario. Alternó con dos grandes toreros como lo son Diego Urdiales, y el de casa, Manuel Jesús Cid, mejor conocido en el mundo del toro como “El Cid”, ante toros de una ganadería de primera como Fuente Ymbro. Colocado en cartel de buenos toreros, reconocido por Sevilla —que eso ya es un triunfo inmenso—, su actuación fue de buen gusto, elegante, torera y de inmensa capacidad tanto lidiadora como artística. No es Joselito un torero de pellizco ni de estética delirante, Joselito es un torero bien hecho, con oficio, valor y técnica, lo cual le permite expresar su sentir y eso genera una emoción especial, la emoción del toreo verdad.

En Sevilla reconocen a Joselito, espero que estos argumentos hagan que en México le valoremos en su justa medida. Su lucha es incansable, las injusticias no le detienen, al contrario, parece que lo acicatan.

Además de la cuarta oreja, para mí la mejor noticia es que Joselito ha vuelto a sonreír.

Twitter: @rafaelcue

También te puede interesar:
Valores heredados
Pelea de gallos
La primavera del toro