Opinión

Josefina y el Edomex: su pliego petitorio

   
1
  

  

josefina

Josefina está pidiendo las perlas de la virgen. Si Acción Nacional la quiere de candidata en el Estado de México, Vázquez Mota pretende que el PAN le garantice, pierda o gane la elección del año entrante en territorio mexiquense, escaños y curules en el Congreso de la Unión que se renovará en 2018. Esa es sólo una de las demandas incluidas en un pliego que Josefina quiere desahogar antes de dar el sí a Ricardo Anaya, líder nacional del blanquiazul.

Con sus allegados, Vázquez Mota definió en agosto un listado de “condiciones mínimas” para aceptar la candidatura del Edomex.

Una de esas condiciones, según una ficha a la que tuve acceso, es “un compromiso de que, independientemente del resultado en el Edomex, se otorguen al proyecto espacios legislativos federales: En caso de triunfo al menos una diputación plurinominal del CEN en cada una de las cinco circunscripciones y un par de senadurías, a efecto de que la gobernadora cuente con respaldo en el Congreso de la Unión (como ocurrió con EPN en su momento), y en el eventual caso de perder la elección, encabezar la lista al Senado y varias diputaciones federales”.

Una de las condiciones de Josefina se ha cumplido ya (aunque no necesariamente porque ella lo haya pedido).

En el listado planteaban el cambio de la dirigencia estatal para que el grupo de Ulises Ramírez, más eruvielista que el PRI, según se quejaban algunos azules, dejara de operar los destinos panistas en el Edomex. Planteaban además que los ulisistas –a los que no nombraban por su nombre– quedaran “al margen de la campaña”.

Sin embargo, Vázquez Mota quiere mucho más que la renovación de la dirigencia estatal. Busca que el CEN le proporcione “un plan claro de la estrategia electoral de tierra para conocer de dónde estarían saliendo los votos para el triunfo” y un informe con un “diagnóstico de las estructuras que tiene actualmente el partido en el estado y saber quién las controla en cada región”.

La excandidata presidencial panista también demanda un “compromiso de apoyo absoluto” del CEN, que se traduciría, según la misma ficha, en “consultores, estudios de opinión constantes (encuestas, focus groups), presupuesto tentativo y programa de obtención de recursos públicos y privados”.

Como la de Edomex podría ser una de esas elecciones donde panistas y perredistas pudieran repetir el esquema de alianzas, que tan buenos resultados les dio este año, la panista quiere “estar al tanto y en su caso participar de las negociaciones con el PRD sobre una potencial alianza”.

Y finalmente, pero no menos importante, Vázquez Mota pretende que el CEN acuerde con ella que “no habría proceso interno, sino candidatura de unidad, construida mediante mesa política”. (sic)

Consultada al respecto, una fuente panista ajena al equipo de la mexiquense comentó que, en efecto, en el CEN se ha hablado de que la candidatura de Josefina debería surgir de un acuerdo tan amplio que incluso los presidenciables y los gobernadores deberían pronunciarse a favor de que ella se postule para el Estado de México. Todos los de la cúpula, por Jose.

Sin embargo, lo que la suspirante y Anaya parecen olvidar es que la exsecretaria de Estado que sale en primer lugar de las encuestas mexiquenses, paradójicamente, no tiene arraigo entre el panismo militante del Edomex.

“Aunque sea la mejor posicionada, tiene que ganarse a la militancia, o no sé quién le va a acompañar en la campaña”, dijo una fuente del PAN mexiquense.

¿Volverá Jose a una campaña? De momento sólo ella y Ricardo Anaya tienen la respuesta.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

Arne y el orden público
Un día de furia… y de tristeza
Profeco, ¿gol de siete millones a ChivasTV?

>