Opinión

Jetty. Una carta a Alfredo del Mazo

   
1
   

    

Cierre Del Mazo

Señor gobernador: Ayer, justo 30 días antes de que usted asuma la gubernatura, se presentó una oportunidad para probar a sus gobernados, y a los descreídos como este servidor, que usted no encabezará uno más de los fallidos gobiernos mexiquenses.

Usted prometió atender el problema de inseguridad que hace del transporte público mexiquense un espacio ideal para asaltos, violaciones e incluso asesinatos. Prometió que pondría cámaras y no sé cuántas cosas.

No estoy yo para darle consejos Alfredo, pero a veces para solucionar algo lo único que hace falta es que cada uno haga su parte. A ver si me explico.

Le cuento que hay unos ciudadanos que se han propuesto dotar a mexiquenses y capitalinos de una opción segura de transporte colectivo. Como lo oye.

Iban a comenzar ayer su aventura empresarial, pero el gobierno (es un decir) del Estado de México rehuyó a su responsabilidad.

Jetty se llama la iniciativa de transporte lanzada por ese grupo de jóvenes emprendedores en donde destaca Onésimo Flores (si no lo conoce, Alfredo, se pierde de una persona cabal y divertida, experta además en urbanismo).

Le diría Alfredo que Jetty es como Uber, pero con camioncitos, pero mucho me temo que usted sólo conozca de Suburbans y Cherokees.

Lo explico de otra manera: en vez de que las personas salgan a las tantas de la madrugada para ir a donde pasa el camión que los llevará desde Lomas Verdes al punto donde tomarán un micro, para al fin llegar a Cuatro Caminos, para ahí tomar Metro a Polanco, Jetty propone que se tracen rutas que obedezcan a las necesidades de la gente, y no como hoy, que los pasajeros se ajustan a los caprichos de los transportistas.

Las personas reservarán a través de una app su asiento en una unidad que atenderá, por ejemplo, la demanda de quienes van de Lomas Verdes a Polanco. Es tan elemental que parece mentira que estemos discutiendo esto.

¿Ventajas? Con la app el pasajero sabrá a qué hora exactamente pasará la unidad. Sabrá la identidad del chofer, mismo que no llevará efectivo porque todo es por app, el usuario sabrá el tiempo que le tomará el traslado, todos los que se suban son pasajeros que también se habrán dado de alta en la app (o sea, si uno asalta, pues se sabrá quién fue) y, de pilón, las unidades de Jetty traerán cámaras, así que el gobierno no tendrá que gastar en eso (lástima, Seguritech).

Sí, Jetty es un poco más caro que el camión. Si de Lomas Verdes a Polanco alguien gasta 25 pesos en camiones-micro, Jetty costará 49 pesos. Esta cantidad, sin embargo, es mucho menor al Uber Pool (luego te cuento qué es eso Alfredo. Ah, perdón, ya te tuteé), que cuesta alrededor de 80 pesos o los 125 del taxi.

Más de 50 personas se habían apuntado este martes, primer día de operaciones de Jetty. Pero qué crees gobernador, que a pesar de tener un permiso como el de Uber, a pesar de que uno de los socios es un transportista mexiquense, y sobre todo a pesar de que está pensado para ayudar a la ciudadanía de tu estado, Alfredo, el gobierno de 'Eru' los dejó solos ante las amenazas de unos barbajanes que creen que ellos imponen la ley del transporte en el Edomex y no el gobierno.

De una forma u otra Jetty dará servicio. Ojalá que sea gracias a que un gobierno sí se tomó en serio eso de que es la autoridad. Jetty es tu primera prueba, Alfredo. No la puedes reprobar.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
La defensa de Lozoya
Y un día Odebrecht los alcanzó
'Inchi' alcantarilla