La luz al final del túnel
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La luz al final del túnel

COMPARTIR

···
Opinión

La luz al final del túnel

21/02/2018
Actualización 21/02/2018 - 12:26

Durante cinco meses nos hemos preocupado tanto por los errores que el gobierno cometerá con el tema de la reconstrucción, que hemos dejado de lado una pregunta importante: ¿sólo está en sus manos poner de pie aquello que el sismo 19S dejó en ruinas?

Después del desastre en que el gobierno de Miguel Ángel Mancera y la Asamblea Legislativa han convertido la Comisión de Reconstrucción, resulta vital poner sobre la mesa otras opciones. El colectivo Ciudadanía19S, dirigido por Mónica Tapia y conformado por más de 20 organizaciones de la sociedad civil, no sólo ha levantado la mano para ayudar a organizar el tema de la reconstrucción, sino que incluso han propuesto ya al menos cinco puntos que consideran fundamentales ahora que la ALDF deberá corregir en la ley aquellas atribuciones con las que quiso acaparar el control de los recursos.

En vísperas de que los diputados convoquen a un periodo extraordinario para discutir (ojalá ahora sí discutieran) y dictaminar las modificaciones propuestas por el jefe de Gobierno, este colectivo ha lanzado propuestas que impulsaron desde que se aprobó la Ley de Reconstrucción y a las que legisladores, como la triada Luna-Toledo-Romero, hicieron caso omiso.

¿Qué propone Ciudadanía19S?

1) Crear una fiscalización efectiva de los recursos de la reconstrucción, con informes trimestrales públicos y una comisión de fiscalización. (Por aquello de que algún funcionario/diputado quiera aprovechar la bolsa disponible de más de ocho mil millones de pesos para su beneficio o el de su partido. Ya ve usted que eso ni pasa en la CDMX).

2) Contar con un modelo de Comisión para la Reconstrucción más ciudadano (incluyendo la representación de los damnificados) y que dé continuidad a los esfuerzos más allá de los cambios de gobierno y legislaturas. (Tiene sentido cuando vemos que al menos dos de las cabezas del proyecto de reconstrucción ya están con las maletas hechas para irse al Senado: Patricia Mercado y Mancera.

3) Contar con un censo de personas damnificadas, edificios e infraestructura pública, con datos abiertos. (Sólo en Benito Juárez, por ejemplo, fueron los propios vecinos quienes entregaron su propio censo a la Comisión que encabezaba Ricardo Becerra, por la tremenda desorganización que había entre funcionarios para determinar quiénes eran afectados y en qué grado).

4) Establecer derechos claros y debido proceso para los dictámenes, demoliciones, reforzamientos y reconstrucción. (Aunque no lo crea, cinco meses después aún hay capitalinos que no saben el estado de su edificio ni pueden acceder a seguros o reparaciones por la falta de dictámenes que les den certeza jurídica).

5) Estudios sobre el subsuelo de la ciudad y actualización del Atlas de Riesgo. (A pesar de la tragedia, donde vimos edificios que colapsaron y rebasaban los niveles de construcción permitidos, las delegaciones pretenden construir edificios de más niveles de los que colapsaron, sin ningún estudio que nos diga si ese suelo es capaz de aguantar ese peso).

Y sí, ya sé que la pregunta en sus cabezas es: ¿Por qué si el gobierno no ha podido reconstruir la ciudad, podrían funcionarnos las propuestas de vecinos? ¿Qué saben ellos?

Es una pregunta válida. Ciudadanía19S está conformada por una variedad de capitalinos expertos en temas de la ciudad, que llevan más de una década trabajando en temas como desarrollo urbano, movilidad, medio ambiente, agua, sustentabilidad, derechos humanos, transparencia, cuidado del suelo y hasta litigio estratégico. Organizaciones como Suma Urbana, Obra Chueca, Horizontal, Causa en Común, Bicitekas, Ala Izquierda o Ruta Cívica, que llevan años tratando de incidir en las políticas públicas de esta ciudad para convertirla en aquella que todos queremos: segura, resiliente, sustentable, incluyente y ordenada.

¿Qué pasaría si esta vez el Gobierno y los diputados prestan atención a estas propuestas? ¿Qué pasaría si incluyen a ciudadanos y expertos en el debate de las leyes que nos afectan a todos? Quizá en la respuesta está la verdadera reconstrucción, quizá es la luz al final del túnel.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.