Opinión

'It', una gran película de adolescentes que fracasa como película de horror

 
1
 

 

IT

It, dirigida por Andy Muschietti, reúne las inquietudes que marcaron la primera mitad de la carrera de Stephen King, autor de la gigantesca –y por momentos eterna– novela en la que se basa la película. Está la muerte de un hermano y la búsqueda de un cuerpo como motor narrativo. Ambos elementos son esenciales en The Body, el relato en el que se basó Stand by Me, a la que It le debe muchísimo. Está también, como punto de arranque, una escena de bullying entre chicas adolescentes, con ecos de aquel inicio tremendo en Carrie, la novela y la adaptación de Brian De Palma. Y está, por supuesto, la maldad contenida en un espacio donde los seres humanos son tan peligrosos como los poderes sobrenaturales que los acechan, una de las ideas torales en el pueblo chico infierno grande de Salem´s Lot e incluso en el hotel de The Shining, donde ningún espectro es más temible que el propio Jack Torrance, demente, alcohólico, asesino en potencia.

Por si eso fuera poco, It tiene un monstruo que toma la forma del terror más íntimo de quien lo mira, permitiéndole a King replicar una auténtica galería de criaturas clásicas del cine de horror. En el libro, el payaso se convierte en Drácula, el monstruo de Frankenstein, el hombre lobo y muchos más. Por ello, no parece injusto leer It como una suerte de recopilación del género de horror kingiano y no kingiano. La película mantiene esa ambición, con una inmensa ventaja: recorta la grasa para entregarnos dos horas y fracción que se deslizan con una verticalidad admirable.

Por un lado It es hermana de Stand by Me: el relato de un grupo de adolescentes, en busca de un cadáver, y cómo la relación entre ellos se fortalece, se deteriora o se transforma a lo largo del trayecto. It nos remite también a Stranger Things, cuyo éxito (me imagino) ayudó a darle luz verde a este proyecto. Como película de la adolescencia, que mira con honestidad sus frustraciones, enamoramientos, camaradería, brutalidad y ternura, It me pareció estupenda. Aprovechando la manga ancha que da la clasificación C, los diálogos entre los chicos gozan de una autenticidad que rara vez se siente forzada. En especial, el malhablado Richie Tozier, interpretado por Finn Wolfhard, veterano de Stranger Things, está maravilloso: su tino cómico es impecable y su personaje, aunque simpático, nunca cae en la caricatura. Sophia Lillis, a cargo de Beverly Marsh, quizás tenga el papel más complicado. El guion de Chase Palmer, Gary Dauberman y Cary Fukunaga no teme en trasladar a Beverly tal y como está en la página (salvo por una escena imposible de adaptar), dándole un carácter tanto de víctima como de objeto sexual que Lillis transmite con encomiable arrojo. Los demás en el elenco, incluido a Bill Denbrough (Jaeden Lieberher), el líder de la pandilla, también cumplen.

Es tan notable la química entre el grupo que el monstruo, simplemente, estorba. El problema con It es que ese monstruo –el payaso asesino que cambia de aspecto– aparece todo el tiempo: sólo falta que se ponga a andar en bicicleta y saltar la cuerda y compartir un cigarrito con los chavos. Como película de horror, It nos regala algunos momentitos tensos, un par de sustos olvidables y poco más. Muschietti abusa de los efectos digitales, en vez de permitir que Bill Skarsgard, el encargado de interpretar al payaso, se luzca sin que un retoque digital modifique sus gestos o una modulación electrónica estropee su voz. La película y la novela confunden los temores de la infancia con temores infantiles, como si la peor pesadilla de un niño hipocondriaco realmente fuera encontrarse con un vagabundo leproso. El libro pecaba de obviedad y, por lo menos ahí, la adaptación no logra salvarla.

Quizás era mucho pedir. Ahora nos queda la esperanza de que la segunda parte, que abordará la vida de los miembros adultos de la pandilla, nos entregue una visión del horror tan sofisticada como su buen ojo para la cotidianidad.

Twitter:
@dkrauze156

También te puede interesar:
​Lo bueno de 'The Dark Tower' es que acaba rápido
​'Game of Thrones': dedicada a asombrar
'Baby Driver': el cine ingenioso de Edgar Wright