Opinión

ISIS, nueva estrategia

  
1
   

  

isis me

Los atentados de ayer en el mundo árabe representan la nueva estrategia que el grupo yihadista Estado Islámico lanza al mundo.

En una sola jornada, EI ejecutó ataques en Medina -la segunda ciudad sagrada para los musulmanes- justo a la entrada de la tumba del profeta Mahoma. Una bomba suicida fue accionada frente a policías provocando la muerte inmediata de cuatro personas y heridas en otras cinco. Las investigaciones señalan que probablemente el objetivo del terrorista era un atentado de mayor impacto al interior de la mezquita.

Unas horas antes en la ciudad de Qatif, al este de Arabia Saudita, otra bomba fue detonada en lugares identificados como de numerosa presencia de comunidades primordialmente chiitas. El Estado Islámico es una organización sunita que declaró el Califato Internacional en 2013.

Otro atentado más tuvo lugar en la ciudad de Jeddah, muy cerca de un consulado. Arabia Saudita ha sido blanco de ataques terroristas por parte del Estado Islámico desde 2014, al igual que otros estados árabes.

En los últimos meses más de 300 personas, la mayoría de ellas civiles inocentes, han muerto a manos de atentados terroristas por parte del Estado Islámico. Turquía, Bangladesh, Irak, Yemen, Líbano han sido los objetivos más frecuentes de esta organización radical que pretende reestablecer visiones ultraconservadoras del islam.

Desde Occidente, pensar en París o Bruselas pueden ser los más distintivos, o incluso el caso del lobo solitario en Orlando. Pero en términos de víctimas, los ataques a ciudades y comunidades árabes han sido mucho más numerosos.

Según especialistas, el Estado Islámico ha perdido más de 45 por ciento del territorio bajo su control en los últimos meses en Irak y otro 20 por ciento en territorio sirio. Estos retrocesos obedecen a la ofensiva multinacional comandada por Estados Unidos que integra a más de 60 países y que ha bombardeado y lanzado ataques contra el EI en el último año. Según cálculos del Pentágono y la CIA en Washington, el total de efectivos del Estado Islámico es de alrededor de 35 mil militantes, pero los ataques y bombardeos europeos y estadounidenses han causado bajas de aproximadamente 10 mil efectivos. Eso significaría que cerca de un tercio del total de su movilización militar puede haber sido eliminada en los últimos meses.

En Londres y Bruselas expertos aseguran que esta disminución en su fuerza operativa ha provocado que el Estado Islámico se encuentre en un franco descenso en su capacidad de reclutamiento de nuevos efectivos y de que los musulmanes extremistas tengan la percepción de que el EI está perdiendo la 'guerra santa'. Por ello, ha relanzado una nueva estrategia de ataque hacia ciudades árabes, con poblaciones chiitas y comunidades 'relajadas' o más liberales en la observancia del Corán. La meta podría ser difundir una visión de fortaleza combativa, lo que podría repercutir en su músculo para nuevos reclutas del mundo entero.

El principal peligro para las ciudades occidentales siguen siendo los llamados 'lobos solitarios' que son civiles o ciudadanos promedio, de fuertes creencias religiosas del islamismo más extremo y radical, que actúan en solitario, por su cuenta, sin una línea de comunicación, capacitación o entrenamiento por parte del Estado Islámico. Según las últimas investigaciones del atentado en Orlando, donde murieron más de 45 personas, este podría ser el caso de un ataque en solitario. No existen controles ni medidas para disminuir, detectar o prevenir este tipo de atentados, porque son ciudadanos promedio, con un comportamiento medianamente normal, que súbitamente se transforman en atacantes suicidas.

El Estado Islámico es la amenaza más grave para la paz y la seguridad en el mundo, antes se creía que sólo occidental, pero los ataques al interior del mundo árabe demuestran que nadie está exento.

Twitter: @LKourchenko

También te puede interesar:
Londres pierde su espíritu
Artillería antiTrump

“Esto no es chavismo, es anarquía”