Opinión

iPayrolls


 
iPayrolls es la palabra que algunos economistas han utilizado para referirse a los empleos (o nóminas, payrolls en inglés) que se han perdido por el choque tecnológico que la nueva era móvil-digital ha significado. La palabra hace alusión a la 'i' con la que Apple Computer ha bautizado varios de sus innovadores productos digitales como el iPod y el iPhone, entre otros.
 
 
Si bien ya se ha utilizado la palabra iPayrolls, no se ha escrito mucho sobre ello.
 
 
En el largo plazo, la teoría económica dicta que la innovación tecnológica beneficia a la mayoría de la población al mejorar la calidad de vida de diferentes maneras. No obstante lo anterior, en las primeras etapas en las que se introducen ciertas innovaciones a la economía, no necesariamente se beneficia a una gran cantidad de personas. Un ejemplo es el teléfono celular.
 
Hace 20 años, muy pocos eran los que podían disfrutar de un teléfono celular, que usualmente se encontraba fijo en un automóvil. Conforme la tecnología fue evolucionando, los teléfonos celulares son ahora mucho más pequeños, tienen más funciones y al ser más baratos, una mayor cantidad de personas puede disfrutar de la conectividad que les brinda.
 
Algo similar sucede con el empleo. Existen ciertas innovaciones tecnológicas que inciden negativamente en la creación de puestos de trabajo. A finales de los noventa e inicios de este siglo, la introducción de Internet como herramienta de trabajo elevó la productividad de los trabajadores de manera significativa y con ello, muchas empresas necesitaron un menor número de empleados para llevar a cabo sus operaciones y cumplir sus metas.
 
De hecho, entre 2001 y 2003 se perdieron poco más de dos millones 600,000 empleos en EU y la tasa de desempleo aumentó de 3.9% a finales de 2000 a 6.3% a mediados de 2003. Si bien parte de la pérdida de puestos de trabajo se debió a la exportación de plantas industriales y de manufactura de EU a China, una buena parte también se le atribuye a la mayor productividad propiciada por Internet.
 
Sin embargo, para las personas que perdieron su empleo debido a este choque tecnológico no les fue tan complicado aprender a utilizar Internet y volver a encontrar un trabajo o crear una empresa. De hecho, entre 2004 y 2006 se crearon más de 6 millones y medio de empleos y la tasa de desempleo disminuyó a 4.4% en octubre de 2006.
 
 
La más reciente crisis financiera global de 2007 y 2008 tuvo un impacto negativo considerable en el mercado laboral estadounidense (y de otros países también). De 2008 a 2010 se perdieron más de 7 millones 600,000 empleos en EU y la tasa de desempleo llegó a estar en 10% en octubre de 2009. Si bien la tasa de desempleo ya ha disminuido, casi 4 años después ésta no ha bajado de 7.5%.
 
 
En mi opinión, este lento regreso a tasas de desempleo más bajas o al menos consistentes con un promedio de largo plazo (1950-2007: 5.6%) no sólo se debió a la crisis, sino también a que le está costando mucho trabajo a la economía de EU absorber el choque tecnológico que ha implicado la era digital. Si bien no creo que desaparezcan por completo los libros o los discos de almacenamiento de música o películas (CD, DVD, etc.), están entrando en desuso.
 
 
Hoy en día con oprimir un botón en una tablet se pueden comprar libros para leer en ese instante, música para escuchar segundos después o películas para ver minutos más tarde. Si bien esto ha beneficiado al consumidor, también ha implicado que en la cadena de valor de estos productos –que se han convertido más en servicios- se pierdan muchos empleos.
 
 
Una gran cantidad de personas que laboraban en la impresión de libros o de reproducción de CD y DVD, los trabajadores que llevaban a cabo el empaque y embalaje de dichos productos, los operadores del transporte que los llevaban a las tiendas, los que trabajan en tantas tiendas de música o librerías que han cerrado, por mencionar algunos, perdieron su empleo.
 
 
Pero lo más grave es que ahora no es tan sencillo como aprender a utilizar Internet para reincorporarse a la fuerza laboral, como sucedió a mediados de la década pasada. Los empleos que se están creando son para personas más preparadas y con la capacidad y conocimientos para desarrollar labores más complejas.
 
 
De aquí al menos se desprenden tres lecciones: (1) los puestos de trabajo que se están generando requieren de una mayor educación y de mejor calidad; (2) eso toma mucho tiempo, por lo que no creo que sea bueno que el Fed comience a retirar el estímulo monetario todavía, y (3) va a tomar mucho tiempo para que el mercado laboral estadounidense regrese a niveles de largo plazo.
 
 
Twitter: @G_Casillas
 
 
*Director General de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.