Opinión

Inversión Extranjera Directa: México y el mundo

 
1
 

 

[El dólar se vende hasta en 13.28 pesos. / Bloomberg] 

A diferencia de la inversión de portafolio, que tiene sus críticos y sus simpatizantes, la Inversión Extranjera Directa (IED) tiene una opinión más favorable. La IED se traduce en más empleos, en generación de capacidad productiva y en la mayoría de los casos en desarrollo de capital humano. Puede incidir en el mejoramiento de ciudades o las regiones donde se establece y sin duda, provoca una derrama económica.

A partir de la crisis financiera de 2008, los flujos de IED se frenaron y han ido cambiando en sus destinos. A.T. Kearney publicó recientemente su Índice de Confianza de la IED para 2016 en el que muestra el interés que tienen las empresas en invertir en otros países. Es un índice que lleva publicándose por casi dos décadas y nos permite observar las tendencias marcadas por el comportamiento de la economía global.

Ha habido años en los que los inversionistas deciden enfocarse en economías emergentes y periodos en los que prefieren llevar sus recursos a economías desarrolladas. 2016 pertenece a este último. De las 25 economías más mencionadas para recibir IED, el 75 por ciento son industrializadas. El restante son emergentes, pero de éstas es India quien acapara los reflectores. Las políticas económicas del primer ministro, Narendra Modi, llevaron a India a crecer 7.5 por ciento durante 2015 y, si estas tendencias se materializan, India será uno de los principales receptores de esta inversión.

Todos hemos oído de los vientos en contra que enfrentan las economías emergentes. El bajo precio del petróleo y en general de los commodities, aunado a la desaceleración en la demanda de China, ensombrecen el panorama de estos países. Los escándalos de corrupción, el incremento de la deuda y en algunos casos el populismo de sus gobernantes, contribuyen a la perspectiva poco favorable.

Por cuarto año, Estados Unidos encabeza el índice, seguido de China.

Es un índice de confianza, ve hacia el futuro. Trece países europeos están presentes. Si bien el Reino Unido se encuentra en la parte superior de la tabla, tuvo un ligero descenso. El riesgo de una salida de la Unión Europea disminuiría el atractivo de esta economía para los inversionistas que dejarían de verla como una puerta de entrada al mercado europeo. También se mencionan los riesgos que tendría Estados Unidos en el caso de que triunfara un candidato populista en sus elecciones presidenciales.

Asia sigue siendo el mayor receptor de IED, mientras que sólo dos países de América Latina figuran entre los 25 más importantes: Brasil y México. Ambos bajaron algunos niveles, Brasil seis y México nueve, aunque Brasil se encuentra en la decimasegunda posición y México ocupa el lugar 18. México fue quien más niveles descendió en el índice.

Que Brasil perdiera seis lugares en el ranking posiblemente no debería de sorprender. Su economía lleva años en picada, las acusaciones de manipulación de datos de las cuentas públicas por parte de la presidenta y los escándalos de corrupción de una gran parte de la clase política (de los 65 miembros de la comisión que investiga a la presidenta, 37 están acusados por corrupción) podrían explicarlo.

México está creciendo. En 2015 creció 2.5 por ciento y el estimado del primer trimestre es de 2.9 por ciento. El consumo está teniendo un impulso importante y es el principal motor de nuestra economía. En la encuesta, 18 por ciento de los inversionistas se muestra más pesimista que el año pasado sobre el país, pero 22 por ciento cree que el país tendrá un buen desempeño en los próximos tres años.

Las reformas energética y de telecomunicaciones presentan nuevas oportunidades de inversión y empiezan a atraer estos flujos, como lo demuestran dos de las rondas que se han hecho en materia energética.

El sector automotor atrae más inversión que la que se dirige a China.

México recibió en 2013 45 mil millones de dólares en IED, en 2015 fueron aproximadamente 29 mil millones.

En la búsqueda de IED competimos a nivel global. A pesar de estos datos positivos de la economía mexicana, algo falla que no estamos logrando capturar estos flujos de inversión. ¿Será la dificultad de hacer negocios en el país? ¿Será la corrupción? ¿Será la inseguridad? ¿Será la falta de Estado de derecho? No lo sé. Es pregunta.

Twitter: @ValeriaMoy

También te puede interesar:
No oigo, no veo
Brexit, ¿quedarse o irse?
Más allá del 2.5

La autora es profesora de Economía en el ITAM y directora general de México ¿cómo vamos?