Opinión

Integra-OIFR, una nueva
y revolucionaria forma
de hacer microfinanzas rurales en México

En 2009 se introdujo un Capítulo de finanzas rurales en la Ley de Ahorro y Crédito Popular y se reconocieron dos figuras asociativas de primer y segundo nivel: las Sociedades Financieras Comunitarias y los Organismos de Integración financiera. A la fecha existen una veintena de sofincos en diversos estados de la República, una Sofinco ha sido autorizada, 4 tienen expediente en la CNBV y recien se ha constituído INTEGRA, como Organismo de integración.

Integra se constituye con 9 sofincos iniciales y un plan para integrar a 20 sofincos en un año más. Lo importante de este grupo de instituciones es su vocación rural y enfoque productivo. Con un enfoque territorial y sectorial ofrece servicios a nivel de comunidad y financiamiento a la cadena de valor (forestal, café, maiz, frijol, chicle, artesanías, etc). Una solución de banca comunitaria con enfoque a pequeños agricultores en zonas de pobreza rural, su cobertura y focalización están claramente definidos para la inclusión financiera sostenida de las poblaciones más vulnerables. En un inicio atenderá 6 mil 700 comunidades de 278 municipios en 16 Entidades Federativas, de los cuales, 75 por ciento de los municipios son de Alta y Muy Alta Marginación, 52 por ciento tienen población indígena y 55 por ciento de los clientes son mujeres rurales.

Integra será el primer Organismo de Integración Financiera en México. Este organismo revolucionará la forma de hacer microfinanzas, ya que fortalecerá el funcionamiento de las sociedades financieras comunitarias, que son socias y propietarias de INTEGRA y promoverá la creación de nuevas sofincos con una estrategia de Marca y de estandarización de procesos.

Este OIFR funciona como un cluster con servicios integrados de financiamiento, ahorro, microseguros, seguros agrícolas, envíos de dinero, medios de pago, educación financiera, capacitación en microfinanzas, administración de riesgos, contabilidad y gestión de recursos humanos. Todos estos servicios están plenamente adaptados a las condiciones y necesidades de la población rural, pero tiene la ventaja de contar con procesos estandarizados (contabilidad, control interno, aspectos fiscales, manuales operativos), lo que hará mucho más eficiente la oferta de servicios financieros en zonas rurales y remotas. Asimismo, Integra favorecerá el acceso a las innovaciones tecnológicas, de mercado o procesos que vayan surgiendo, porque podrán rápidamente ser implementadas en un gran número de instituciones financieras y sus clientes. Un ejemplo es la introducción de una red de pagos rurales.

Al ser un organismo que opera en cascada, se ampliará en forma sostenida el acceso a financiamiento para la pequeña agricultura familiar y el pequeño productor que hoy día no acceden a créditos, pues el dilema radica justamente en que tanto los pequeños productores como las pequeñas instituciones de microfinanzas en zonas rurales no alcanzan la escala y los parámetros para acceder a líneas de crédito, garantías y seguros agrícolas, tanto por su tamaño como por el riesgo por la falta de colaterales. Pertenecer al OIFR permite administrar de mejor manera los ahorros captados, se accede a garantías, seguros y volúmenes de producción tales que es factible financiar la producción de los pequeños campesinos, lo que favorecerá a éstos y sus organizaciones para acceder a los mercados regionales, a las cadenas de valor y con ello fortalecer la economía local de estas regiones.