Opinión

Insuficientes acciones de gobiernos contra el antisemitismo

 
1
 

 

Ofrendas en DInamarca

El antisemitismo ha resurgido en el mundo, particularmente en Europa, donde se ha convertido en una pesadilla cotidiana para la mayoría de las comunidades judías que viven en diferentes países de ese continente, ello después de 70 años de la culminación de la mayor masacre realizada contra el pueblo judío. En este contexto, en el último trabajo publicado por el Instituto para el Estudio y Política del Antisemitismo Mundial, se confirma que “los peores crímenes contra los judíos en Europa en los últimos tres lustros han sido perpetrados por musulmanes europeos”. Asimismo, en el quinto Foro Global para Combatir el Antisemitismo, evento bianual celebrado en Jerusalén, Israel, del 12 al 14 de mayo pasado, en el que participaron más de mil expertos, se destacó la preocupación de los judíos por el exponencial aumento de la violencia física y verbal contra ellos en Europa, cuya expansión, entre otros múltiples factores, ha cobrado fuerza estimulada por las redes sociales.

El antisemitismo también se ha expandido de manera significativa en Latinoamérica, especialmente en Argentina y Venezuela, en donde inclusive es alentado por los gobiernos de esas naciones. En este marco, la comunidad judía de Argentina está sumamente preocupada por la actitud antisemita del gobierno que preside Cristina Fernández de Kitchner (CFK) quien se ha encargado de encubrir, junto con el canciller Héctor Timerman, a Irán del atentado que se registró la Asociación Mutualista Israelita de Argentina en 1994 en el que murieron 85 personas y 300 resultaron heridas. Asimismo, se sospecha que CFK está involucrada en la muerte del Fiscal Alberto Nisman, encargado del caso de la Amia, y que pretendía acusarla por establecer obstáculos para ocultar su participación en un acuerdo que estableció con el gobierno de Irán para finalmente cerrar el caso del atentado.

Por otra parte, causó gran conmoción en la población un artículo del embajador argentino ante La Alianza para la Remoción del Holocausto, en el que relaciona una línea de dinero de los fondos buitres de la deuda externa Argentina y Nisman en que denuncia a los dirigentes judíos comunitarios de Argentina como traidores a la patria, una especie de conspiración judía. En este sentido, en 2008 varios inversionistas compraron los títulos de Argentina que habían quedado en cese de pagos, y que no entraron en el canje que ofreció esa nación en 2005; los inversionistas los compraron a precios bajos y automáticamente reclamaron ante la justicia de Estados Unidos cobrar 100 por ciento de su valor; el monto del litigio de esos fondos especulativos a precios actuales se estima entre mil 500 y mil 800 millones de dólares. Hasta el presente el gobierno Argentino y los fondos buitres no han llegado a un acuerdo sobre el adeudo.

La supuesta conspiración judía contra Argentina es una nueva versión de la conspiración divulgada en 1971, el Plan Andinia, por el profesor de la Universidad de Buenos Aires, Walter Beveraggl Allende, en el que “desenmascara” un complot para desmembrar la Patagonia Argentina y Chilena para crear allí otro Estado Judío. A su vez, Andinia está inspirada en los Protocolos de los Sabios de Sion que en 1903 se inició su publicación en Rusia en 24 capítulos en el diario ruso Znamya (La Bandera); las calumnias contra los judíos contenidas en Los Protocolos han pretendido desde entonces encender los ánimos contra el pueblo judío. Los Protocolos hablan de una conspiración judía para dominar el mundo mediante la manipulación de la economía, el control de los medios de comunicación y el fomento de conflictos religiosos. Los Protocolos son supuestamente actas de reuniones de líderes judíos.

En 1905 el escritor ruso Sergei Nilus incluyó los Protocolos como apéndice de su libro. El Grande en el Pequeño: El Advenimiento del Anticristo y el Dominio de Satan en la Tierra. Posteriormente los Protocolos circularon a través de Europa, Estados Unidos, Sudamérica y Japón; una traducción en árabe apareció por primera vez en 1920, año en el que Henry Ford, el magnate de los automóviles, publicó en el diario Dearborn Independent una versión “americanizada” de los Protocolos, llamada "El Judío Internacional" y que fue traducida a doce idiomas. Para Elie Wiesel, Premio Nobel de la Paz 1986, los Protocolos han sido la publicación antisemita más famosa y ampliamente distribuida en la época contemporánea.

Cabe destacar que en el Foro Global para Combatir el Antisemitismo, el primer ministro de Israel expresó que “estamos viviendo una época del resurgimiento del antisemitismo en todo el mundo; los judíos de nuevo son calumniados y vilipendiados, no sólo en países intolerantes del Medio Oriente, sino en los que supuestamente son tolerantes en el Occidente”. También se consignó que cada vez más hay una tendencia en determinados grupos en el mundo a negar el Holocausto; no obstante, la situación de los judíos hoy día es diferente a ese periodo por que existe el Estado de Israel que “ha transformado la vida judía dentro y fuera de ese país”. Por lo demás, se recomendó que los gobiernos de Europa deben tomar acciones proactivas “para asegurar la continuidad de la vida judía en ese continente”.

También te puede interesar:
Irán y Rusia, patrocinadores de guerras
Aplicar la ley
Conflicto diplomático entre El Vaticano y Turquía