Opinión

Innovar y emprender, motores económicos
de EU y México

Hace dos semanas una emprendedora mexicana fue a Washington, DC, y habló sobre su estrategia para desarrollar la fuerza laboral de las empresas pequeñas y medianas de México (Pymes) como parte de la competencia: Reto a la Innovación del Programa “Caminos para la Prosperidad”. Ganó hasta medio millón de dólares en esta competencia auspiciada por el Departamento de Estado para ampliar sus soluciones innovadoras a otros países latinoamericanos. Una semana antes, 83 jóvenes emprendedores de México se graduaron de un programa avanzado de capacitación empresarial en Silicon Valley, en California. Habían sido seleccionados entre miles de solicitantes de universidades públicas de la ciudad de México. Durante la Semana del Emprendedor (que comenzó ayer, lunes 11 de agosto) y a lo largo de todo el año, Estados Unidos y México están comprometidos a apoyar la innovación y el emprendimiento a través de programas como los mencionados anteriormente.

En nuestro mundo interconectado y altamente competitivo, la innovación constante es un elemento clave de una estrategia económica orientada al crecimiento y la sustentabilidad. La gama de actividades que se realizan durante la Semana del Emprendedor refleja el enfoque creciente de México en promover el emprendimiento de alto impacto, impulsado por la innovación. El presidente Obama está comprometido con apoyar el emprendimiento en Estados Unidos, en México y en todo el mundo. La próxima cumbre global sobre emprendimiento, en noviembre de este año, se realizará por primera vez en el continente africano, específicamente en Marruecos.

Juntos, los presidentes Peña Nieto y Obama, establecieron el Diálogo Económico de Alto Nivel y el Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación (FOBESII) con la visión de que a través de una mayor innovación técnica e integración económica, podemos aprovechar el enorme potencial de nuestros pueblos y nuestras naciones con el fin de desarrollar un México y un Estados Unidos más prósperos. Poco tiempo después, nuestros dos gobiernos trabajaron con los sectores público y privado, así como con otras instituciones para establecer el Consejo México-Estados Unidos para el Emprendimiento y la Innovación. El programa de capacitación en Silicon Valley es tan sólo un producto tangible de estos foros bilaterales.

Sin embargo, Estados Unidos y México necesitan hacer aún más al frente de la integración de los sistemas de apoyo empresarial de nuestros países, de tal manera que en vez de asistir sólo a cientos de emprendedores, ayudemos a decenas de miles. En abril de este año, nuestros gobiernos acordaron precisamente esto al construir asociaciones entre las miles de incubadoras y centros de desarrollo de pequeñas empresas. Como parte de la más amplia red de pequeños negocios de las Américas, los centros estadounidenses y mexicanos van a trabajar juntos para que los emprendedores aprovechen las oportunidades globales.

En el curso de esta semana estaremos trabajando con nuestros socios mexicanos en dos programas interesantes para apoyar la innovación y el emprendimiento: el Segundo Intercambio de las Américas sobre Innovación y Actividad Empresarial y el evento inaugural del piloto Innovation-Corps (I-Corps) en México. El primer evento, organizado por el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) junto con los Departamentos de Estado y de Comercio de Estados Unidos, y la Organización de Estados Americanos, entre otros, va a traer líderes de Estados Unidos y América Latina en los campos de la innovación y la actividad empresarial, quienes visitarán los ecosistemas emprendedores de México en el Distrito Federal, Guadalajara y Aguascalientes, con el fin de crear redes de oportunidades para promover más programas bilaterales y multilaterales en apoyo del emprendimiento y la innovación.

El I-Corps es un programa modelo de la Fundación Nacional para las Ciencias de Estados Unidos, con el objetivo de ayudar a que científicos e ingenieros salgan del laboratorio y difundan el impacto de sus investigaciones. Junto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el Inadem, la Fundación México-Estados Unidos para La Ciencia (FUMEC), la Fundación Nacional para las Ciencias, y otros socios, esperamos adaptar y utilizar el modelo de I-Corps para ayudar a los investigadores mexicanos a crear nuevas start-ups de base tecnológica. Después del lanzamiento de I-Corps esta semana, comenzaremos a identificar a investigadores mexicanos con buenas ideas y a ayudarlos a desarrollar productos comercialmente viables.

Vivimos en tiempos emocionantes. Sabemos que los países con economías altamente innovadoras estarán mejor posicionados para afrontar el siguiente gran reto o crisis, y explotar oportunidades nuevas y emocionantes para sus sociedades. Por consiguiente, no podemos detener nuestros esfuerzos conjuntos para promover la competitividad y conectividad de Estados Unidos y México, para impulsar el crecimiento económico y la innovación, y para construir una asociación en pro de un liderazgo global. Debemos seguir trabajando juntos en beneficio del futuro promisorio de nuestras dos naciones. Esto es exactamente lo que México y Estados Unidos están haciendo durante la Semana del Emprendedor.

Correo: economia@elfinanciero.com.mx