Opinión

Inegi y Coneval, ¿quién tiene razón?

 
1
 

 

INEGI y Coneval: ¿quién tiene razón?

Ya hay tanto polvo levantado por la respuesta del Coneval a la presentación del Inegi sobre los datos de los ingresos de los hogares, que es necesario hacer puntualizaciones.

Van hechos y algunas opiniones.

1.-
Al presentar, el viernes pasado, los datos de los ingresos de los hogares del “Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS) 2015”, el Inegi señaló que no eran comparables con ejercicios anteriores. “…las acciones instrumentadas para mejorar la captación del ingreso en campo, hacen que el Módulo de este año no sea comparable con los ejercicios estadísticos previos”, dice su comunicado. Quienes han señalado que las cifras pretenden mostrar falazmente crecimientos extraordinarios del ingreso, simplemente no leyeron lo que el Inegi dijo… o se hicieron como que no leyeron.

2.- El Coneval tiene toda la razón cuando señala que: “cualquier modificación para captar adecuadamente las variables económicas y sociales debe ser realizada con transparencia y planeación, permitiendo generar certidumbre a los usuarios”. Y añade: “Los cambios realizados por el Inegi… fueron una decisión exclusiva del Inegi en 2015 y al margen del convenio de colaboración que el Coneval tiene con el Instituto. … y no fueron debatidos técnicamente con el Coneval ni anunciados de manera oportuna…”. Si fue tal como lo describe Coneval, sin duda el Inegi incurrió en falta. Coneval no es un órgano académico sino la instancia a la que la Ley de Desarrollo Social faculta para medir la pobreza en México.

3.- El propio Inegi reconoce la importancia de permitir que las estadísticas sean comparables en el tiempo y plantea lo siguiente: “Por la relevancia de contar con un panorama de la evolución para el diseño de políticas públicas y otros estudios, trabajaremos con nuestros usuarios estratégicos en el tema de conseguir comparabilidad con los módulos de condiciones socioeconómicas anteriores”. No es la primera ni será la última vez que cambie la forma de captar estadísticas en México y hay que encontrar mecanismos para garantizar la comparabilidad, que pueden ir desde el extremo de hacer un nuevo levantamiento o simplemente hacer los ajustes metodológicos en la información.

4.- El levantamiento de las encuestas en que se basaron las estadísticas publicadas fue efectuado entre el 11 de agosto y el 28 de noviembre de 2015. El nuevo presidente del Inegi, Julio Santaella, inició su gestión el 1 de enero de 2016. Los cambios reclamados por Coneval se dieron en el propio levantamiento de las encuestas, meses antes de que llegara Santaella, por lo que es de plano ignorante o mal intencionado atribuir al nuevo presidente del Inegi la modificación realizada.

Lo que es un hecho es que en medio de la crisis de credibilidad en la que está sumida la información oficial, sería absurdo pretender que el Coneval publicara en las próximas semanas una nueva medición de la pobreza, con base en cifras cuestionadas.

Se preparan ya reuniones técnicas del Coneval e Inegi.

Ojalá que de ellas surja una conclusión convincente. Todos perderíamos si las cifras y criterios de dos instituciones del Estado que deben ser libres de toda sospecha, dejan de tener credibilidad.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar
¿Qué cambiará con el sistema anticorrupción?
Difiero del Banxico
¿Y si ganáramos en dólares?