Opinión

Incorregibles

 
1
 

 

Cuauhtémoc Blanco al emitir su voto el 7 de junio. (Archivo)

Gil quedó paralizado por un disparo de la pistola paralizadora del Doctor Frío: el profesor Olivares Santana, De la Vega Domínguez y el maestro Hank González han sido grandes priistas, según Manlio Fabio Beltrones. Lo dijo en entrevista con Carlos Marín en su programa El Asalto a la Razón. A Beltrones sólo le faltó decir: esos grandes hombres que todo lo arreglaban, a la legalita o a la legalona. La verdad sea dicha (muletilla pagada en efectivo por Morena), habíamos quedado en que el viejo PRI había cambiado, un poco al menos, pero Beltrones no sólo ha cancelado la sana distancia sino que ha elogiado a aquel PRI de las cuevas, ése en el que todo se arreglaba contraviniendo las más básicas reglas democráticas de un partido político.

El profesor Olivares Santa Ana fue hombre fuerte del partido entre 1962 y 1968. ¿Qué habrá ocurrido en México en esos años? Nadie lo recuerda. Del señor De la Vega Domínguez y del profesor Hank, mejor ni hablamos. Resulta que los subordinados de López Portillo eran unos políticos notables. Anjá. Van a perdonar a Gilga, pero elogiar a ese PRI es elogiar ya no digamos el autoritarismo priista sino toda la estructura que impidió que México llegara a la normalidad democrática algunos años antes. Gamés cavila: si no hay nada que halagar en esos años, no lo halague, licenciado Beltrones, y todos saldremos gananciosos. Grandes priistas, anjá. Grandísimo ejemplo de autoritarismo y corrupción.

Temo no aparece
Olvidemos al licenciado Beltrones y vayamos a lo esencial. Gil lo leyó en su periódico Reforma: regidores electos de distintos partidos buscan al Edil electo Cuauhtémoc Blanco, quien desde hace dos meses, tras ganar la alcaldía de Cuernavaca, no ha aparecido en público. La última vez que Temo se presentó ante sus subordinados ocurrió en junio, momento en el cual afirmó que se tomaría unas vacaciones. Desde entonces el proceso de entrega-recepción del ayuntamiento avanza sin su intervención. Los regidores le piden a Temo que convoque a una reunión, pero sólo Dios sabe dónde está el exfutbolista.

No les hagas caso, Temo, usted tranquilo, repose, la campaña fue agotadora. Usted dedíquese a sus cuautemiñas, a los balones (sin albur), al toma y daca. La lectora y el lector lo saben, quienes votaron por Cuau, merecido tendrán la cantidad de barbaridades que cometerán, no Cuau, que carece de patas políticas para meterlas, sino sus amigos que se encargarán de saquear a Cuernavaca. Sigan votando por retrasados y veremos un carnaval de Porky y sus amigos transas en los gobiernos y en las cámaras.

“Le solicitamos de manera atenta, respetuosa y propositiva que convoque a todo el cuerpo edilicio para integrar la agenda de gobierno” afirma el documento en el que emplazan a Temo. ¿Dónde andará Cuau?, marque con una equis: 1) En la playa. 2) En Nueva York. 3) En un table dance desde hace dos meses. 4) En la casa del Tuca Ferreti ayudándole al parado del equipo nacional (no empiecen). 5) En una biblioteca leyendo la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.

Inches chinos
Gilga está hasta el copete. Si no son las reformas estructurales, entonces nos encontramos con la desconfianza en el mundo y si no, con el vuelo de la mosca, o bien con los inches chinos. El crudo, y Gil no habla de sí mismo, cayó 6.9 por ciento este lunes: 33.71 dólares por barril, su precio más bajo desde 2008.

Nervios globales. La debilidad de la economía china y chona ha generado incertidumbre en los mercados de materias primas y hermanas (psss, pésimo chiste), en el caso del petróleo. Ahora mal: si Enrique Quintana escribe en sus “Coordenadas” que vienen unos días difíciles, ustedes pueden esperar algo fuertesón. Gamés imagina un dólar de 20 pesos, inyecciones de cientos y cientos de millones de dólares. Aigoeei. Inches chinos.

La máxima de Ibsen espetó dentro del ático de las frases célebres: “Buscar el yo en el poderío del oro es edificar sobre arena”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
El momento de la verdad
Píldora rosa
El revés de la trama