Opinión

La incertidumbre cobra factura a Banorte

La sucesión en la presidencia del consejo de administración de Grupo Financiero Banorte y en su dirección general está en marcha.

En la sesión extraordinaria del consejo de administración convocada para mañana se propondrá el nombramiento de Carlos Hank González como su presidente, en sustitución de Guillermo Ortiz Martínez, quien presentará su renuncia.

La asamblea de accionistas deberá aprobar por mayoría la designación del consejo de administración en una sesión ordinaria que se celebrará en marzo de 2015.

Para facilitar la transición, Alejandro Valenzuela del Río puso sobre la mesa su renuncia como director general, que aún debe aprobar la asamblea de accionistas.

De acuerdo con fuentes cercanas al proceso sucesorio, la decisión de Valenzuela, reconocido por Institutional Investor como el CEO número uno de México, se destaca por su carácter institucional.

La sesión de mañana despejará las dudas sobre los cambios en el consejo de administración y en el nivel directivo del grupo, presentes en los medios desde mediados de agosto.

La incertidumbre de los inversionistas sobre el gobierno corporativo de Banorte le representó una caída en el precio de su acción de más de 14 por ciento del 3 al 14 de noviembre, aunque ayer rebotó 2.3 por ciento.
Sus títulos entre el público inversionista representan casi 90 por ciento del capital social del grupo.

En el ánimo del mercado han pesado más las dudas sobre posibles cambios en la administración que los fundamentales del grupo y el crecimiento de doble dígito en sus utilidades.

La utilidad neta de Banorte, reconocido por LatinFinance como el “mejor banco” de 2014 en México, creció 15 por ciento en el tercer trimestre del año respecto a la de igual periodo de 2013.

Hank será propuesto como presidente de la tercera institución financiera más grande del país, después de haber sido director general de Grupo Financiero Interacciones, al que renunció el 7 de octubre.

El mercado reconoció la gestión de Hank en Interacciones, como lo refleja el comportamiento de su acción en el último año.

A mediados de octubre de 2013 Interacciones realizó una oferta pública de acciones en la Bolsa Mexicana de Valores y en el mercado internacional, cuyo precio de colocación fue de 61 pesos.

La acción cerró ayer en 103 pesos, por lo que tuvo un incremento nominal de casi 69 por ciento en 13 meses.

El 22 de octubre, la asamblea de accionistas de Banorte aprobó en sesión ordinaria la designación de Hank como consejero del grupo.

Diferencias con la familia de Roberto González Barrera, fundador de Banorte, poseedora de 11 por ciento de las acciones del grupo, propiciaron la salida de Ortiz y la llegada de Hank.

Las diferencias entre los herederos y Ortiz derivaron también en desencuentros entre éste y Valenzuela, cuya renuncia fue prácticamente por sacrificio.

El reto de Hank es evitar una crisis de gobierno corporativo, que en este momento representa el mayor riesgo de Banorte.

Twitter: @VictorPiz