Opinión

'In good faith'

 
1
 

 

Tony Judt. (www.thehealthculture.com)

Para conmemorar el quinto aniversario de la defunción de Tony Judt, su esposa Jennifer Homans editó un estupendo libro con ensayos de Judt publicados de 1995 a 2010.

Tony Judt nació en Inglaterra en enero de 1948 y murió en Nueva York en agosto de 2010, víctima de esclerosis lateral amiotrófica. Experto en historia europea, intelectual contemporáneo clave, dedicó su análisis y crítica punzante al eurocentrismo de la postguerra, al pensamiento socialista, al conflicto israelí, la democracia, el capitalismo rampante, el nuevo orden global, así como la hegemonía política de Estados Unidos, entre otros.

El libro When the fact changes es una excelente selección de los principales elementos del pensamiento de Judt y de sus reflexiones en torno a los desafíos y obstáculos que la sociedad en que vivimos tiene para mejorar el funcionamiento de sus instituciones y resolver los graves problemas de justicia, equidad y poder.

Para quien no conozca la obra y el pensamiento de Judt, podría comenzar por leer Pensar el siglo XX, una conversación entre él y el politólogo Timothy Snyder, que se desarrolló durante los últimos tres años de la vida de Judt, y en la que Snyder (profesor en Yale) conecta los puntos centrales de la visión del joven historiador judío que dejó Cambridge en 1967 y se instaló en el mundo académico e intelectual de Estados Unidos hasta sus últimos días.

Una característica fundamental del pensamiento de Judt es lo que Homans describe como su ética intelectual, ella lo llama good faith: la objetividad, la buena fe, el sentido de contribuir honesta y desinteresadamente a la comprensión de la sociedad contemporánea.

Judt promueve principios de libertad, legalidad, justicia, equidad y el equilibrio de poderes y de naciones. Es un severo crítico de quienes atentan contra estos valores. En este mes de agosto, a 5 años de su muerte, bien vale la pena rescatar el legado y los principios que Judt defendió para reflexionar sobre el México que anhelamos.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Fepade, ilegal e inmoral
¡Tarjeta roja!
Sociedad michoacana