Opinión

Impunidad, causa de la corrupción

26 mayo 2017 5:0
 
1
 

 

Corrupción. (Shutterstock)

Interesante, muy interesante, resultó el Foro Anticorrupción que acaba de organizar la Coparmex, encabezada por su Presidente Gustavo de Hoyos, y del cual hemos tomado varias de las ideas que aquí presentamos.

Hay quienes piensan que la corrupción es parte de nuestra cultura, de la cultura de nosotros, los mexicanos. No podemos aceptarlo, en ese momento estaríamos derrotados y poco podríamos hacer para erradicarla. Pero debemos aceptar, por otra parte, que esta maldita corrupción está integrada en todos los sectores de nuestra sociedad, sean éstos públicos o privados y causa un enorme daño a toda nuestra actividad.

Y la impunidad es la causa de la corrupción.. Mientras se castigue sólo el 2% ó el 3% de los delitos y se deje impune el resto, la corrupción seguirá. aflorando. Es un buen negocio, pues el riesgo de hacerlo es mínimo frente a las ventajas que ofrece. ¿Se quiere encontrar una solución a la corrupción?

Entre otras muchas cosas, nos dice el IMCO en el Foro Anticorrupción arriba mencionado: desígnese a las mejores personas entre los ciudadanos , por parte de los ciudadanos, para encabezar a las personas que deben designar a los jueces o magistrados que analizarán los problemas de corrupción y dictarán las sanciones correspondientes. Personas probas, inteligentes, capaces, con liderazgo social y autonomía , Que en la selección de los ciudadanos, por parte de ciudadanos, que ocuparán los cargos claves en su carácter de jueces, se exija la probidad, la inteligencia, la capacidad de liderazgo social y la autonomía, . Que se logre el empoderamiento ciudadano.. Lo peor es la pérdida de confianza de los ciudadanos en la honradez de los funcionarios Transparencia, rendición de cuentas, prevención por una parte de la corrupción, y castigo ejemplar a los delincuentes. Calidad moral y congruencia son requisitos indispensables de los candidatos a jueces. Hacer un negocio ético es un buen negocio. La voluntad política juega un papel trascendente., sin el cual poco se puede lograr. Interesantes conceptos del IMCO en el Foro al que nos hemos referido.

Los expertos señalan que en los últimos años hemos caído 28 posiciones para ocupar ahora el lugar 123 en materia de corrupción en el concierto de las naciones ¡Qué vergüenza! Y esto, como decíamos anteriormente, no es privativo del sector público solamente, sino que está incrustada en el corazón mismo de nuestra sociedad.

Su costo es elevadísimo ¿10% del Producto Interno Bruto –PIB- del país? ¿5% del gasto de las empresas? Si escuchamos nuevamente la voz de los expertos en la materia ¿Cómo alcanzar la competitividad indispensable para competir a nivel internacional, si en las entrañas de un buen número de empresas está la corrupción? ¿Cómo atender eficientemente las necesidades de la sociedad si los trámites burocráticos están permeados también por la corrupción?

La lista de los problemas que ocasiona este fenómeno es larga, muy larga, y bien conocida por los miembros de la sociedad. Debemos enfocarnos, entonces, en la aportación de soluciones y no sólo en el diagnóstico del problema.

Los ciudadanos somos el elemento clave para atacar la corrupción. Nosotros somos los dueños de este país, de nuestro querido México, y debemos estas conscientes de que somos los arquitectos de nuestro propio destino. Si aceptamos la corrupción por considerarla inevitable para llevar adelante nuestras actividades, o si medramos con ella para nuestro beneficio, difícilmente la desterraremos; pero si aceptamos que es un cáncer que corrompe las entrañas de nuestra sociedad y que no podemos ser parte del problema sino comprometernos a ser parte de la solución, la cosa puede cambiar y con esto el destino de nuestro país y de nosotros, los ciudadanos ¿Qué esto es difícil? Sí, muy difícil ¿Qué puede tomar mucho tiempo? Sí, tomará mucho tiempo y por eso ahora es el momento de empezar.

¿Cómo? No sólo rechazando la corrupción, sino denunciándola. No sólo denunciando la corrupción, sino dándole seguimiento a las consecuencias de la denuncia. Esto es posible ahora y debemos aprovechar el avance de los medios electrónicos en esta materia, por una parte y el hecho de que el propio gobierno ha puesto a nuestro alcance medios que facilitan la denuncia y su seguimiento ¿Qué es riesgoso? Sí, pero alguien debe estar dispuesto a correr los riesgos y aceptar también los trastornos que esto causa. Sólo así podremos vencer este gravísimo problema que confrontamos los ciudadanos.

Ajeno al Foro Anticorrupción aquí mencionado, quiero reconocer en lo personal la labor de la Auditoría Superior de la Federación, encabezada por Juan Manuel Portal Martínez, quien en mi opinión ha hecho un trabajo impecable digno de resaltar. También lo bueno hay que revelarlo.

Mañana será otro día.

Alberto Núñez Esteva es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

15 de mayo, Día del Maestro


El debate

El empresario y el ataque a la pobreza