Opinión

ICH, resistente
a tiempos difíciles

  
1
Rufino Vigil

  

Rufino Vigil, ICH

Pese a la caída en los precios internacionales del acero y la competencia desleal que enfrenta la mayoría de las siderúrgicas en México por la llegada del metal chino a precios dumping, Industrias CH (ICH) ha sabido sortear el entorno e incluso ser exitosa. La firma que preside Rufino Vigil sigue beneficiándose de la creciente demanda de aceros especiales del sector automotor mexicano, lo que se reflejó en un aumento de 43 por ciento en su flujo operativo al primer semestre de 2015. Su balance, prácticamente sin deuda y con 475 millones de dólares en caja, lo ponen en una situación privilegiada para acelerar su crecimiento orgánico, e incluso salir de compras. De toparse con alguna oportunidad, los Vigil están dispuestos a llevar su razón de deuda neta a flujo operativo a las dos veces. Además de seguir invirtiendo en el mercado de productos largos de acero en México y Brasil, el grupo también consideraría Colombia y Perú. Incluso, hasta el segmento de aceros especiales en Estados Unidos. Aunque en 2015 la acción de ICH ha perdido 19 por ciento de su valor en la BMV, Citigroup le ve un potencial de subida de 13 por ciento en 12 meses. Tómelo en cuenta.

¿Un DF sin tráfico?
Imagínese que el Distrito Federal deja de ser la ciudad contaminada, llena de tráfico, inundaciones y baches y que se convierte en un lugar con transporte público de calidad, desarrollo urbano ordenado, parques y otros lugares donde usted y todos pueden disfrutar de los espacios públicos. Aunque esto parece imposible, hace 15 años la ciudad de Portland, en Estados Unidos, estaba en una situación similar, y hoy es un ejemplo de metrópoli “vivible” y sustentable. Uno de los protagonistas de este cambio fue Samuel Adams, exalcalde de esa ciudad. Los muchachos de la ONG CTS Embarq, liderados por Adriana Lobo, lo traerán a la ciudad de México a contarán su experiencia en su Congreso Internacional de Ciudades y Transporte, que se realizará del 12 al 14 de octubre en el WTC. A ver si se nos pega algo.

Renovarse o morir
Renovarse o morir no es sólo un lema que valga exclusivamente para sectores como el tecnológico o de moda. También aplica para el ámbito de la formación de los futuros líderes políticos. El que fuera el “Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset de México” inicia una nueva etapa bajo la denominación de “Instituto Ortega–Vasconcelos”. Ahora, a las órdenes del académico y varias veces cónsul en Estados Unidos, Antonio Meza Estrada, busca consolidarse como la institución de alta dirección y gobierno de referencia de México mediante una oferta académica de calidad y la firma de convenios de intercambio de estudiantes y maestros con instituciones nacionales e internacionales de renombre. Por sus aulas han pasado varios de los miembros que forman parte de la recién inaugurada LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados y sus clases y conferencias son impartidas por figuras como el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, Jesús Reyes Heroles, o el ratificado en el cargo de gobernador del Banxico, Agustín Cárstens. Un golpe de timón que puede ayudar a formar a políticos con mayúsculas.

También te puede interesar:
Distribuidores en la mira de Mancera
Acá las… pizzas
¿Lo que brilla es cobre?