Opinión

"I love Mexico"

15 septiembre 2014 11:1


Él debe tener un método de negociación que no alcanzo a comprender. Vaya palabras las que usó la semana pasada Enrique Ochoa Reza, ante los líderes de Siemens.

Hace 20 años, el director de la CFE escribía los discursos de Luis Téllez, entonces Secretario de Energía. Tiene experiencia indiscutible en convertir lagartijas en flores, pues.

El primer texto que escribió hace años para ser pronunciado por Téllez refería a la alemana Siemens, una empresa que a la postre, con el pago de una multa millonaria a las autoridades estadounidenses, terminaría reconociendo que fue corrupta en medio mundo durante esos días.

Ochoa, ahora como director de la CFE, fue invitado el pasado martes a la celebración de los 120 años de Siemens en México. Justamente.

En el encuentro que tuvo como sede el Convento de San Hipólito, en el Distrito Federal, la inteligente y siempre cordial Louise Goeser, directora de la empresa alemana en el país, inició su discurso diciendo “I love Mexico”. Muy su gusto, aunque no le faltan pretextos.

¿Cómo cuál? Como el que le dio Ochoa cinco minutos después cuando durante su turno al bat, pronunció lo siguiente ante decenas de directivos, empresarios que devoraban atún fresco en cubos:

“Debemos darles razones para estar 120 años más”. Se hizo la luz.

Seguramente fue pura cortesía. O tal vez Ochoa estrenó un modo de agradecimiento. No del dueño del negocio hacia su cliente. No, al revés.

Desde hoy, no olvide dar razones al limpiaparabrisas para que se lo siga limpiando por años. Al de la tintorería, para plancharle los trajes. Al chef, para que le siga preparando así el fideo seco.

Ochoa terminó planteando en pocas palabras que si alguien puede arreglar el problema de los diablitos eléctricos, son los “maistros” de Goeser. Honor para ellos.

Lo escucharon entre el público Alonso Quintana, de ICA y José de Jesús Valdez, de Grupo Alfa.

Por suerte no estaba Emilio Lozoya, de una empresa llamada Pemex. A él, Siemens le reclamó desde Alemania el año pasado más de 500 millones de dólares con una demanda que Lozoya no pudo esquivar desde la empresa hermana de la CFE.

Lo de Ochoa fue sorpresivo incluso para Joe Kaeser, director global de Siemens. Cuando le tocó hablar, atinó a responderle en relación a lo de las razones para otros 120 años: “You are holding all the keys”. Vamos, si usted dice nos quedamos, ¡le cobramos!

No creo que la CFE deba dar razones a un proveedor para quedarse. Señor director, el asunto es al revés.

PROYECTO ESCONDIDO

Ya que nos quedamos pegados al cable, le aviso que Siemens no tarda en revelar un acuerdo firmado con Grupo Alfa, encabezada por Álvaro Fernández.

La alemana ya es gigante y Alfa está a punto de convertirse en uno. El trato podría ser de cualquier dimensión y habrá que hacerle caso.

1
EVIDENTE:
Competencia para la leche

Soya, arroz y almendras. La competencia para los productores de leche viene desde distintos flancos. En la imagen, la oferta de Whitewave Foods, Unilever y Primex, empresas que apuestan a los intolerantes a la lactosa y a la disminución paulatina del consumo en lácteos.

Lácteos