Opinión

Humanidades universitarias

1
 

 

Tlatlaya

Para Miguel León Portilla.

Uno. Un supuesto histórico indica que las grandes naciones, las de pasado que se hunde en los siglos, viven procesos sucesivos de elevación y caída. Relación dialéctica. Oportunidad, bajo otras circunstancias por supuesto, de resurrección.

Consiste, el del ascenso, en la incorporación de regiones, idiosincrasias, localismos, en aras de un proyecto totalizador, nacional, pero con vocación internacional. Descansa (palabra justa: inacción), el derrumbe, en lo opuesto. Desincorporación.

Hora de las regiones que se ensimisman, idiosincrasias que se muerden la cola, localismos hueros. De pérdida de las dimensiones nacional e internacional.

Aplicado el modelo, tomado en principio de Mommsen, a su país de los años 20 del pasado siglo, José Ortega y Gasset habló, brillante, profético, de España invertebrada.

Dos. Rasgo señalado de la caída, el derrumbe, es la irrupción incontinente de la “acción directa”. Violencia de hecho, propia mano. Menosprecio y quebranto sistemáticos del orden jurídico.

Tres. Gran nación, de tradición clásica, como la china o la hindú, la mexicana vive de tiempo atrás (¿los 70?) un proceso de decadencia, trufado de “acción directa” de unos y otros, gobernados y gobernantes.

No partir del referido supuesto ciega el “ojo clínico”; oblitera el urgente, profundo, de vida o muerte, diagnóstico al que seguiría el pronóstico que abre el futuro. Los análisis de los expertos indicados para hacerlos, los del “círculo rojo”, procedan del periodismo crítico o de la academia, se constriñen, sin embargo, a los síntomas. Y a la lamentación del pudridero democrático.

Que el titular de la Secretaría de la Función Pública se planta, día y noche, sin saber qué hacer (¿o más bien sí?), perplejo, frente a la 'casa blanca' de Las Lomas.

Que El Chapo hizo mutis mientras los responsables de la seguridad nacional viajaban a París.

Que la justicia se encona, aviesa, con las maestras, también víctimas de la tragedia del ABC sonorense. Soslayando a dueños y autoridades responsables.

Que el presidente se dirige, en vez de al pueblo mexicano, desigual, famélico, sin esperanzas, agraviado por la propaganda oficial, a un impersonal interlocutor financiero internacional.

Y así por el estilo.

Meros síntomas de un cáncer devastador.

Cuatro. En la práctica autóctona de “acción directa”, se cuentan lo mismo la toma de Reforma por López Obrador en 2006 y la invasión del Zócalo y la Plaza de la República por la CNTE, casos cerrados de impunidad; que los expedientes abiertos de Tlatlaya, Iguala-Cocula y Apatzingán, entre los más abultados.

Cinco. Instrumental preciso, precioso, para el diagnóstico –pronóstico de la decadencia de la nación mexicana– lo conforman las humanidades “hechas en México”. Las que fusionan humanidades clásicas y modernas y ciencias sociales. Innovación desconocida en otros países.

Lenguaje, literatura, tradiciones precolombina e hispana, filología, historia, cultura nacional, conocimiento social pleno, geografía, estamentos sociales filosofía, antropología, patrimonio tangible e intangible, economía, el México transfronterizo, las artes.

Tradición, la humanista –hablo del siglo XX en adelante–, de la cual debemos ufanarnos, y en la que participaron grupos procedentes de la sociedad civil e instituciones públicas. Entre los primeros: Ateneo de la Juventud, Siete Sabios, generación de Medio Siglo. Entre las segundas: Escuela Nacional de Altos Estudios, Universidad Nacional de México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, El Colegio de México, la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1945, Institutos de Investigación Humanística –algunos de vieja data– de la propia alma máter. La referida ley orgánica, crea la Coordinación de Humanidades y su autoridad colegiada, el Consejo Técnico de Humanidades.

Producción, por regla general excepcional, que se acompaña de un programa editorial que comprende colecciones como la Biblioteca del Estudiante Universitario, la Graecorum et Latinorum Mexicana, la Nueva Biblioteca Mexicana. Estratégicos catálogos, obras de resistencia.

Seis. Bajo esta óptica, no sorprende que desde 1910 la investigación humanista universitaria se orientara, principalmente, a las “condiciones y problemas nacionales”. México materia de pesquisa; objeto de la docencia, la investigación y la difusión.

Pero México en el contexto de un saber universal y el ahondamiento de su lugar en el mundo. Misión confirmada por las leyes de 1914, 1929, 1933 y la mencionada vigente de 1945. La que sanciona la obligación presupuestal del Estado, afina la autonomía (no extraterritorialidad), crea y carga de expectativas las coordinaciones de Humanidades y de Ciencias, compromete la difusión cultural extramuros.

Casos de impunidad
En la práctica autóctona de “acción directa” se cuentan la toma de Reforma por López Obrador y la invasión del Zócalo y Plaza de la República por la CNTE, casos cerrados de impunidad.

También te puede interesar:

Montanelli, un legendario
Del cocol (parte 3)
Del cocol (parte 1)