Opinión

Hoy No Circula:
el derecho a criticar

1
   

     

Contaminación ambiental

Sólo hay una cosa peor que el doble Hoy No Circula: tener claro que estamos, sobre todas las cosas, ante una medida de gobiernos que han demostrado que nunca trabajaron en prevenir las contingencias ambientales del Valle de México.

Me curo en salud: encuentro legítimo criticar la prohibición a circular en el auto propio si la información disponible demuestra que los gobiernos no dan pie con bola en la materia. Más aún: si la información prueba que no sólo no saben qué hacer sino que ni siquiera lo han intentado, es doblemente justificado el reclamo. Van ejemplos.

Vidal Llerenas, diputado de Morena en el Congreso, convocó hace un mes a rueda de prensa para hacer notar una gran inconsistencia del gobierno de Enrique Peña Nieto en materia ambiental.

El legislador por Azcapotzalco denunció que en dos años la administración Peña Nieto le quitó 17 mil millones de pesos al presupuesto para la protección del medio ambiente.

“Hay un rubro que ha pasado desapercibido y que si ustedes leen el propio informe ahí viene. Entre este año y el año pasado el gobierno federal, sin intervención del Congreso, recortó en 17 mil millones de pesos el gasto en medio ambiente”, dice la nota de Reforma al respecto, publicada el 5 de abril.

“Es un tema interesante porque nadie defiende el presupuesto ambiental, como no existe un partido verde –el Partido Verde no es verde, es otra cosa–, es un gasto que el Gobierno de la República ha podido recortar de manera sistemática sin que nadie le diga nada”.

O sea, desde el gobierno federal, Rafael Pacchiano, primero subsecretario en Semarnat y desde agosto titular de esa dependencia, poco o nada ha hecho para defender el presupuesto.

Por si hiciera falta rematar lo anterior, veamos la información dada a conocer por EL FINANCIERO ese mismo día de abril, que revelaba que “la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), invierte más en su nuevo edificio que en sus programas para mejorar la calidad del aire (…). La dependencia gasta 150 millones de pesos cada año en pagar sus oficinas en la Ciudad de México, ubicada en Ejército Nacional 223 –cuyo un costo total será de dos mil 282 millones de pesos–, y sólo 42 millones 901 mil pesos en programas para la mejora de la calidad del aire”. (http://bit.ly/1WDLFXz)

Y finalmente, Animal Político dio a conocer la semana pasada que la Semarnat carece de planes para el cuidado de 74 de 177 áreas protegidas con las que cuenta México (http://bit.ly/1T4PQ9p).

Visto lo anterior, ¿ustedes creen que habrán chambeado en programas de calidad de aire?

Y en el plano de los gobiernos locales, la semana pasada Reforma dio a conocer que ni la ciudad ni el Estado de México han hecho la tarea que les dictaba el Programa para Mejorar la Calidad del Aire (Proaire), firmado en 2011 y, por lo visto, guardado en un cajón durante largo rato: “Según un reporte que la Secretaría de Medio Ambiente local entregó a la Asamblea Legislativa, del cual Reforma tiene copia, de las 105 metas fijadas, sólo 6 se reportan como concluidas. El resto presenta distintos niveles de progreso”.

Desde hace un mes, cuando comenzó esta nueva etapa de contingencias y el endurecimiento del Hoy No Circula, ha resultado notable cómo los habitantes del Valle de México se organizan, y se solidarizan, para encontrar maneras de sacar adelante la carreta.

Tan destacable ese esfuerzo ciudadano, como evidente que ni gobierno federal ni las administraciones locales tienen autoridad para pedir paciencia y comprensión en este tema.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar: 
La elección chilanga
El 'humor social', discurso dedicado a…
Veracruz: la cola más larga