Opinión

Historias de la crisis financiera

El lunes pasado empezó a circular un esperado libro del ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner: Stress Test: reflexions on financial crisis.

Geithner fue un protagonista del sistema financiero internacional por muchos años, por lo que su testimonio resulta indispensable para entender qué paso.

El ex secretario no habla sólo de la crisis recientes, sino de las pasadas, entre ellas la que aquí conocemos como “el error de diciembre”.

Al describirla, por cierto, comete un error de documentación básica, pues refiere que “los insurgentes asesinaron al principal candidato presidencial en los primeros meses de 1994”.

Evidentemente mezcla incorrectamente la rebelión en Chiapas de enero de 1994 con el asesinato de Luis Donaldo Colosio en marzo de ese año.

Lo interesante de Geithner es que describe la crisis de 1994-95 como una crisis de liquidez motivada por una pérdida de confianza de los inversionistas en México, y critica fuertemente la política de emisión de los Tesobonos que retardó la devaluación a lo largo de todo 1994.

Geithner menciona que el plan que fraguaron las autoridades financieras norteamericanas y del FMI para rescatar las finanzas del país fue denominado “México One”, y fue caracterizado por Alan Greenspan como “la menos mala de las opciones”.

Se trataba de crear un “muro de dinero”, como se le denominó en las reuniones internas, por 20 mil millones de dólares. El problema es que se crearían incentivos para que otros países incurrieran en políticas como las de México bajo la premisa de que EU llegaría al rescate. El beneficio es que se evitaría la quiebra de las finanzas del país.

Geithner describe la furia del Congreso al ver que se iban a utilizar recursos de los contribuyentes norteamericanos en una escala no usada desde el Plan Marshall, para rescatar a los especuladores de Wall Street y salvar las finanzas de un país desordenado.

Tras haberse otorgado el mayor rescate financiero de la historia al gobierno de Zedillo, Geithner señala que la única manera de que funcionara el programa era a través del alza de tasas de interés, el aumento de los impuestos y los recortes del gasto público, lo que hizo el equipo de Zedillo en los primeros meses de 1995.

La evaluación que hace Geithner a distancia es que el gobierno de Clinton arriesgó su credibilidad a través del rescate a México aun teniendo en contra al Congreso. Una decisión que ahora parece olvidada, pero que puede haber cambiado la historia del país por el riesgo que tomaron entonces Clinton y su secretario del Tesoro, Robert Rubin.

Los episodios descritos parecen lejanos. Ocurrieron hace 19 años en un entorno político muy diferente.

Sin embargo, resulta oportuno recordarlos a propósito de la publicación del libro de Geithner, quien formaba parte del Departamento del Tesoro entonces y vivió desde adentro la crisis.

Las crisis financieras no van a terminar, como los temblores, la duda no es si volverán a presentarse alguna vez, sino cuándo y cómo lo harán.

Por eso, más vale no olvidar lo que nos pasó hace menos de dos décadas.

Twitter: @E_Q_