Opinión

Hillary es la enemiga

  
1
  

  

Hillary es la enemiga.

Sin rival alguno, el primer lugar de los villanos de México en el mundo lo tiene Donald Trump. Se lo ha ganado, al confrontar la cultura sibilina mexicana. Trump ha sido directo: no quiere a los mexicanos indocumentados y desea renegociar el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica. Hillary Clinton dice lo mismo, pero de otra forma. Suave en público, agresiva en privado. Los mexicanos no deben dejarse llevar por la repulsión que les causa Trump, ni por la seducción de Hillary por ser mujer o lo que representa el apellido. La mano suave de Bill Clinton puede esconder la mano dura de su esposa.

Trump es un aventurero de la política que conoce desde afuera cómo funciona el sistema político en Washington. Hillary sabe cuáles son los resortes que lo operan. Trump es un empresario controvertido y cuestionado por sus pares. Hillary fue una activista que llegó a ser considerada la cuadragésima abogada más importante de Estados Unidos, primera dama, senadora y secretaria de Estado. Como afirmó el presidente Barack Obama en su discurso en la Convención Demócrata, no hay nadie, de todos los presidentes que ha tenido ese país, mejor preparado para el cargo como Hillary.

El presidente Enrique Peña Nieto debe tener mucho cuidado con su estrategia con los dos candidatos a la jefatura de la Casa Blanca. Su gobierno ve a Trump, un hombre políticamente rudimentario, con reservas. De quien debe preocuparse es de Hillary, la verdadera enemiga de México. Detrás de su sonrisa está una política dura que sabe para qué sirve el poder, con posiciones muy firmes en el trato con adversarios que le desagradan. México está en esa categoría, no de ahora, sino de hace tiempo. El expresidente Carlos Salinas lo vivió en la parte final de la negociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, donde el principal opositor en la Casa Blanca no era Bill Clinton, sino Hillary. Su discurso actual contra ese pacto y la búsqueda de una renegociación es consistente con su pasado.

Su postura actual es más dura para México por la mala opinión que tiene del presidente Peña Nieto y de su gobierno. En Washington, el entorno de Obama siente que los ha engañado. La percepción comenzó cuando el vicepresidente Joe Biden viajó a México en marzo de 2012 para conocer y calificar a los candidatos presidenciales. Peña Nieto se comprometió a ayudar a Washington a combatir el crimen organizado en Centroamérica –Salinas había sacado mucho provecho de sus gestiones de paz en El Salvador y Guatemala–, que era algo que habían pedido al presidente Felipe Calderón. Biden quedó impresionado por Peña Nieto, y el reporte a Obama fue que “era el mejor”.

Obama decidió apoyarlo. En cada país al que fue Peña Nieto como presidente electo, fue recibido por los líderes de esas naciones. Aquellas recepciones se adjudicaron al buen y sorprendente trabajo diplomático mexicano. La realidad es que se le abrieron las puertas en las capitales visitadas por la petición directa de los embajadores de Estados Unidos. El apoyo de Washington era tan fuerte, que cuando llegó la visita a Obama se programó una reunión de 45 minutos en la Oficina Oval. Pero en la víspera del viaje, Peña Nieto cambió los temas de la reunión, una molestia por la improvisación, que provocó que se cancelara el encuentro en la Oficina Oval.

Peña Nieto no alcanzó a ver el error que había cometido, y lo fue profundizando. No quiso trabajar una visita de Estado a Washington en su primer año de gobierno, cuando estaba fuerte, y cuando finalmente se decidió, las reformas lo habían desgastado y a Washington ya no le interesó recibirlo en esa calidad. En paralelo, había cambiado radicalmente los términos de la colaboración en materia de seguridad, y cerró todas las puertas. El Departamento de Estado, encabezado por Hillary, había empezado a notar la creciente violación de derechos humanos en México, que llevó a Obama, por recomendación de Hillary y de la subsecretaria de Estado para Asuntos Interamericanos, Roberta Jacobson –la actual embajadora en México–, recortar en 50 por ciento los fondos de la Iniciativa Mérida y encauzarlos al mejoramiento del sistema de justicia.

No han sido buenos tiempos para el gobierno de Peña Nieto. Una anécdota ilustra qué podría esperarse de Clinton en la presidencia: en la campaña electoral de 2008, Samantha Power, principal asesora de Obama en política exterior, se refirió a Clinton como un “monstruo”. Clinton se quejó y Power renunció. Cuando Obama llegó a la Casa Blanca y Clinton al Departamento de Estado, Power fue nombrada embajadora en las Naciones Unidas, y sufrió el maltrato de su jefa. En octubre pasado Power viajó a México para hablar sobre la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Le fue muy mal aquí, pero en
Washington no.

No habló con Peña Nieto, pero sí con la canciller Claudia Ruiz Massieu, quien, según se reportó a Washington, la maltrató. La defensa de los derechos humanos en México que hizo Power llegó con detalle a Clinton, que preparaba su campaña presidencial. Gracias a esa postura le perdonó el insulto. Para Clinton era más importante la forma como se había plantado frente a las autoridades mexicanas, que aquél agravio. La molestia con el gobierno de Peña Nieto estaba por encima de todo, y las cosas no han cambiado. Que aquí no se les olvide.

Twitter: @rivapa

También te puede interesar:
Narcopolítica en Tierra Caliente
Muerte en Tierra Caliente
2018: ¿Beltrones?