Opinión

¿Hay razón para el pesimismo?

 
1
 

 

Walmart

En el México real, datos del Inegi confirmaron que hay una insuficiente recuperación de la confianza de las familias y empresas.

En diciembre de 2015 el índice de confianza del consumidor registró un retroceso.

En comparación con el mes anterior disminuyó 1.1 por ciento, y respecto a diciembre de 2014 descendió 0.7 por ciento.

Tres de sus cinco componentes no sólo decrecieron, sino que reflejaron un deterioro en la percepción sobre la situación del hogar y de la economía mexicana, en este caso presente y futura.

El que mide la situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses respecto a la actual bajó 0.6 por ciento mensual.

El que evalúa la situación económica del país hoy en día comparada con la de hace 12 meses se redujo 2.3 por ciento respecto a noviembre.

Y el que capta las expectativas sobre la situación económica esperada dentro de 12 meses respecto a la actual declinó 0.5 por ciento mensual.

Por subcomponentes, el que sufrió el mayor retroceso fue el que pregunta si actualmente hay posibilidades de ahorrar alguna parte de los ingresos, que cayó 3.0 por ciento respecto a noviembre.

El que pregunta cómo cree que se comporten los precios en el país en los siguientes 12 meses en comparación con el año anterior, retrocedió 2.8 por ciento mensual.

Dicho de otra manera, los consumidores no piensan ni pueden ahorrar, y temen presiones inflacionarias durante este año.

Los datos de la confianza del consumidor en diciembre no están alineados con el comportamiento de las ventas de autos nuevos y de Wal-Mart, que en ese mes crecieron sólidamente.

La debilidad de la confianza del consumidor surge cuando se advierte un incipiente optimismo de los empresarios.

En diciembre, el indicador de confianza empresarial del sector manufacturero mejoró ligeramente respecto al mes anterior.

Además, acumuló tres meses por arriba del umbral de 50 puntos, que implica optimismo del productor manufacturero.

Sin embargo, el componente que pregunta a los empresarios si éste es el “momento adecuado para invertir” ligó 97 meses por debajo de 50 puntos.

Lo anterior quiere decir que la opinión pesimista para realizar inversiones se ha extendido por más de ocho años.

Respecto a diciembre de 2014, la confianza empresarial manufacturera no tuvo cambio, luego de 12 descensos anuales consecutivos.

No obstante, justo el componente de momento adecuado para invertir cayó 8.8 por ciento anual.

Es evidente que los empresarios manufactureros no creen que éste sea el mejor momento para realizar inversiones.

Los datos del Inegi corroboran que aún es poco convincente la recuperación de la confianza de hogares y empresas en México.

El riesgo es que el deterioro en las condiciones financieras del país por la depreciación del peso se convierta en un factor para ser pesimistas.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Nuevo año, viejos retos
El peso de las telecomunicaciones
El peor escenario para México