Opinión

Hay política fiscal expansiva, aunque no lo parezca

Pregunte usted y por aquí y por allá le van a decir que la reforma fiscal los dejó sin dinero en los bolsillos.

Puede ser cierto en algunos casos. Sin embargo, la realidad es que la política fiscal de los primeros dos meses de este año nada tiene que ver con la de 2013.

La diferencia principal es que el gobierno le ha metido a la economía más dinero del que le ha sacado.

De acuerdo con las cifras de finanzas públicas entregadas al Congreso el viernes pasado, en los primeros dos meses de 2013, el balance presupuestario arrojaba un superávit de 53 mil 842 millones de pesos. Esto quiere decir que el gobierno obtuvo ingresos superiores a sus gastos en ese monto.

En otras palabras, la política fiscal del año pasado le sacó recursos a la economía en los primeros dos meses del año.

Ahora, el balance es deficitario por 45 mil 727 millones de pesos, lo que quiere decir que los gastos del sector público fueron superiores en esa cantidad a los ingresos que obtuvo.

En otras palabras, el gobierno le metió a la economía más dinero del que le sacó.

Pero, como dice el adagio, cada quien habla de la feria según le vaya.

Quienes tuvieron que pagar más impuestos y no tienen relación directa con la obra pública o con los gastos gubernamentales, se quejan que ya en febrero tuvieron que pagar más.

Y, los que han sido beneficiarios del gasto público, sea por la inversión o por los subsidios… mejor ni abren la boca.

Por ejemplo, a estas alturas del año pasado, la inversión física realizada directa o indirectamente por el gobierno era de 72 mil 565 millones. En el primer bimestre, este monto ascendió a 114 mil 677 millones. El incremento real es de 51.4 por ciento, lo que no es ninguna minucia.

Los subsidios el año pasado andaban en 55 mil 537 millones. Para este año en 87 mil 469 millones, un alza de 50.9 por ciento. Pero de los que reciben subsidios, nadie aplaude porque este año sí llegan. Así son las cosas.

Pero hay algo más. El año pasado deberían haberse gastado en los dos primeros meses 620 mil 763 millones de pesos, de acuerdo al Calendario de Gasto publicado por Hacienda en diciembre de 2012. Al término de febrero del año iban 557 mil 306 millones. Es decir, tan sólo en dos meses el subejercicio ya era de 63 mil 457 millones. Ese subejercicio que luego dijeron que nunca existió…

Para este año, se debió haber gastado hasta febrero 684 mil 401 millones. El desembolso efectivo es de 692 mil millones, es decir, incluso el ejercicio va un poco adelantado.

Esta política fiscal expansiva no alcanza a compensar la inercia a la baja que trae la economía. El efecto neto de la política de gasto, medido en el déficit, es de 45 mil millones de pesos y si me permite la expresión, ese monto no le hace ni cosquillas a la desaceleración de la economía.

En las actuales circunstancias, es mejor tener una política fiscal expansiva que una restrictiva. Sin embargo, no nos hagamos ilusiones. El crecimiento va a comenzar cuando ruede Estados Unidos y cuando el sector privado mexicano se decida a gastar e invertir.

Twitter:@E_Q_