Opinión

¿Hasta dónde va a
llegar el dólar?

 
1
 

 

¿Hasta dónde va a llegar el dólar?

Ayer el dólar llegó a 19.10 pesos en ventanilla. ¿Hasta dónde puede llegar el tipo de cambio?

Esa fue una pregunta que ayer nos hicieron diversos lectores a los que pone muy nerviosos la devaluación de nuestra moneda frente al dólar.

Por esa razón, creo que vale la pena considerar algunos hechos básicos que a veces se nos olvidan.

1.- El nivel del peso frente al dólar se determina en el día a día, en las operaciones que se realizan fuera del país. Nuestra divisa es la más negociada entre las de los mercados emergentes. Eso implica que lo que pase en el mundo es, en buena medida, lo que determina la cotización de nuestro peso frente al dólar, no las decisiones internas.

2.- El factor más relevante en los mercados financieros es la tasa de interés. En la medida que exista una mayor percepción de riesgo a nivel internacional, los mercados emergentes requieren pagar más para conseguir que los capitales se queden allí. Para México y otras naciones, el factor determinante del tipo de cambio es el nivel de las tasas de interés.

3.- El peso mexicano es la divisa más sensible a los cambios de ánimo en los mercados financieros. El mercado más profundo y líquido es la primera opción para comprar y vender. Por esa razón, el peso es la moneda importante que más se vende cuando la sensación de miedo se generaliza y la que más se revalúa cuando el optimismo crece. En los últimos cinco días la depreciación del peso frente al dólar fue de 2.7 por ciento, la mayor entre todas las monedas de los mercados emergentes.

4.- El peso mexicano resintió y va a resentir la percepción de aumento de riesgo derivado del ‘Brexit’. Si las encuestas de los siguientes días confirman la probabilidad de que los votantes del Reino Unido le digan 'no' a Europa, la cotización de nuestra moneda frente al dólar va a seguir con presiones alcistas. Como ayer le comenté, no descarte cotizaciones por arriba de 20 pesos en los siguientes días.

5.- Las autoridades mexicanas van a actuar cuando la paridad le pegue a la inflación o a la estabilidad. Como le comentamos la semana pasada, hasta ahora el incremento del Índice de Precios al Consumidor no refleja la depreciación del peso. No hay garantía de que eso siga así, y eso lo admitió el propio Carstens en el diálogo que tuvimos con él la semana pasada. El otro factor es la estabilidad. Si en los ánimos de los inversionistas hubiera excesiva inquietud, entonces el Banxico actuaría –independientemente de la inflación– con el objetivo de preservar la estabilidad, y en cualquier caso la acción sería un aumento de las tasas.

6.- Está en duda la cotización en el mediano plazo. Si supiéramos que la inestabilidad es pasajera, podríamos prever una apreciación de nuestra moneda en el segundo semestre. El problema es que nadie sabe bien a bien qué pasará si el ‘Brexit’ es aprobado y cuál será el efecto sobre el peso mexicano, si eso se combina con un alza de las tasas en Estados Unidos.

Hemos tenido pocos tiempos tan complicados como éste.

Si el Banco Central y la autoridad financiera logran mantener la estabilidad en los siguientes meses, ese será uno de los logros económicos más importantes de los últimos años.

No está fácil. Para el bien de todos, ojalá que lo hagan.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Alza de tasas y más recortes?
El misterio del dólar y la inflación
La elección: lo que explica el resultado