Opinión

¿Hacia dónde va el consumo privado?

 
1
 

 

consumo

El ciclo de recuperación del consumo privado ya liga casi tres años. Durante este tiempo, distintos indicadores de consumo (algunos más generales que otros) nos han sorprendido favorablemente al mostrar un mayor dinamismo al anticipado. Este año no ha sido la excepción y los datos de consumo privado (la definición más amplia con la que contamos) confirman su favorable empuje hasta el mes de febrero.

El dato de marzo se publicará el día de hoy y anticipamos muestre una desaceleración en términos anuales (en cifras ajustadas por estacionalidad). Aquí cuatro consideraciones respecto a los determinantes del consumo que estimo pertinentes para contextualizar la desaceleración esperada hacia adelante.

Primero, tal ciclo favorable de crecimiento en el consumo se ha explicado primordialmente por una evolución positiva del mercado laboral. En específico, el crecimiento del empleo formal -explicado tanto por la dinámica económica como por un fenómeno de formalización-. Lo anterior ha mantenido al empleo formal creciendo de manera anual a un ritmo de alrededor de 4.0 por ciento.

Segundo, han sido los estratos medios salariales los que han mostrado la mayor estabilidad en su ritmo de avance en los últimos tres años. Más aún, los bajos niveles de inflación durante 2015 y 2016 proporcionaron ganancias reales en el poder adquisitivo de dichos salarios.

Tercero, el ciclo favorable de crecimiento del crédito al consumo se ha extendido ya por dos años sin mostrar niveles preocupantes de morosidad o cartera vencida. Lo anterior sin duda ha facilitado el 'suavizamiento' del consumo en el tiempo y la adquisición de bienes duraderos, lo cual habla de un factor importante en la calidad del consumo.

Cuarto, la depreciación del peso mexicano frente al dólar observado desde noviembre de 2014 ha facilitado el significativo crecimiento anual de las remesas, las cuales fungen como un pilar central en el consumo de los deciles más bajos de la población. 

Tomando en cuenta los anteriores cuatro determinantes del favorable ciclo en el consumo privado podemos hablar de las razones por las que anticiparía una moderación en el avance del consumo en los siguientes meses.

En un primer caso, el choque en precios relativos observado desde enero de este año ya ha llevado a la inflación de 3.36 por ciento al cierre de 2016 a 5.82 por ciento en abril (6.17 por ciento en la primera quincena de mayo). Lo anterior ha derivado en una pérdida en términos de crecimiento del salario real. En segunda instancia, el ritmo de otorgamiento de crédito al consumo ha venido desacelerándose a tasa anual, lo cual podría también implicar una moderación en los patrones de consumo.

Tercero y último, la revaloración observada por el peso mexicano frente al dólar ha desacelerado a su vez el ritmo de crecimiento de las remesas en pesos en lo que va del año.

Los tres puntos anteriores constituyen la razón por la cual anticipo una desaceleración en el ritmo de crecimiento del consumo privado a nivel local de 2.8 por ciento observado el año pasado hacia 2.1 por ciento pronosticado para el año en curso.

Subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar: 
¿Qué leer del Banxico esta semana?
¿Qué nos dicen los mercados?
Anticipo alza de Banxico esta semana