Opinión

Hacen falta 1 millón de baños dignos en México


 
Alrededor de 4.5 millones de mexicanos cumplen con sus "necesidades básicas" en condiciones no propias para un ser humano. El asunto tiene que ver con marginación, pobreza, falta de oportunidades productivas y, por supuesto, con hambre.
 
En este asunto están inscritos los 400 municipios que el gobierno federal determina como de muy alta marginación. Ahí está concentrada, pero no solamente ahí, nuestra factura social.
 
Una empresa mexicana que nació Pyme y que a lo largo de prácticamente tres décadas se ha convertido en un gran corporativo, como es Rotoplas, ahora impulsa el programa Baño Digno, pensando precisamente en esos cuatro millones y medio de compatriotas que sin la más elemental higiene cumplen con "sus necesidades" en contextos insalubres, con lo que se multiplica la posibilidad de que las enfermedades proliferen. Tiene esto un costo importante en los sistemas de salud, y se refleja en la parte productiva y educativa de esas familias mexicanas.
 
En su centro de investigación y desarrollo, Rotoplas ha creado un modelo de baño digno, que precisamente llama de esa manera, y está pensado fundamental, pero no únicamente, en los habitantes de zonas rurales o urbanas marginadas.
 
El proyecto ya ha sido aplicado en 120,000 familias, lo que impacta a un total superior a 500,000 habitantes. Pero el camino por recorrer es dos veces más grande.
 
Antonio Caso Valdés, su director comercial, explica a Universo Pyme que los dos ejes de esta innovación son el incremento en la calidad de vida y la sustentabilidad.
 
La solución, que ya se exporta a Centro y Sudamérica, es impulsada por esta empresa mexicana, y hay indicios de que la Sedesol, que encabeza Rosario Robles, pudiera estar interesada en incorporar el modelo al combate integral al hambre, que tiene otros indicadores aparejados como rezago, en la mayor parte de los casos el baño de las viviendas de esos mexicanos y mexicanas.
 
A la fecha, Rotoplas tiene 25 plantas en América Latina y es líder en México, como en otras naciones de nuestro continente.
 
Los productos de este consorcio mexicano llegan a 9 países de América Latina, y en Brasil, por citar uno, desarrolla un programa anual que procura llevar agua a todos los brasileños. Se trata de un programa multianual y multimillonario que ha dado magníficos resultados.
 
Lamentablemente, ese proyecto como tal, como solución integral, aún no se aplica en México.
 
Suele suceder
 
Las partes de este modelo de baño digno son un tinaco, una caseta con un WC y un lavabo. La parte más innovadora está representada por un biodigestor ubicado como fosa séptica que permite el tratamiento de las aguas residuales y de los desechos humanos para evitar que se conviertan en un foco de infección para el ser humano y un elemento de contaminación creciente para la tierra y los mantos freáticos.
 
Las 120,000 familias que cuentan con un baño digno gracias a las políticas de apoyo de sus municipios o gobiernos estatales, han dejado amplio testimonio de la manera en que un baño digno les ha cambiado las perspectivas, la autoestima, la salud, por supuesto, hábitos de higiene e incluso en algunos casos hasta sus funciones productivas.
 
Esta empresa también tiene desarrollado un sistema para la recuperación de las aguas pluviales, y las primeras estadísticas indican que gracias a este modelo hay familias que pueden obtener el líquido necesario para cubrir sus necesidades de agua a lo largo de seis meses, sobre todo en regiones que cuentan con una precipitación pluvial cercana a la media nacional.
 
La estadística que comunica la empresa dice que la familia mexicana tiene un gasto anual de entre 2,800 y 3,200 pesos en agua potable para el hogar.
 
Rotoplas ha trabajado fundamentalmente con Conagua y la Sedesol para tratar de impulsar más decididamente este modelo de baño digno.
 
Ahora el reto es lograr sumar su experiencia y extender sus resultados hacia más mexicanos con la necesidad de un baño digno.
 
La ventaja radica en que es un sistema modular, y no se limita a ofrecer baños dignos o los tradicionales y muy conocidos tinacos para el almacenamiento de agua. Las inquietudes de este corporativo están dirigidas a conseguir una solución sustentable al problema gravísimo del agua que se tiene, desde luego, no sólo en nuestro país.
 
Y no se trata sólo de que las familias noten y certifiquen el impacto positivo que tiene este modelo en sus vidas, sino que se refleja en una disminución significativa de enfermedades, riesgo de estar expuestos a ellas, y reducción del presupuesto a enfrentar estas contingencias de salud. También distiende las tensiones sociales.
 
Los modelos de Rotoplas consisten en construir grandes cisternas. Supimos de un proyecto que permitiría que un centro comercial tan grande, como pudiera ser una plaza de la talla de Perisur, en la ciudad capital, tenga o pueda tener en su subsuelo espacios igual de grandes para el almacenamiento del agua pluvial y su proceso de purificación.
 
Tienen también un proyecto para que en escuelas públicas o privadas se capte este líquido y pueda ser apto para el consumo de los niños, y así propiciar que le vayan tomando sabor al agua pura, que es pura vida.
 
Adiós refrescos, como un sueño ideal.
 
De tin marín
 
Esta columna lamenta notificar el sensible fallecimiento del periodista José Luis Gallegos Campos, comunicador de toda la vida en la Cooperativa Excélsior. José Luis Gallegos falleció ayer en su casa en el estado de Morelos, y será cremado este jueves. La familia de este puntual periodista agradece las muestras de solidaridad en estos momentos por definición difíciles. En paz descanse.
 
direccion@universopyme.com.mx