Opinión

¿Habrá gasolinazo el sábado?

 
1
 

 

¿Habrá ‘gasolinazo’ el sábado?

¿Se ajustará o no el precio de las gasolinas el próximo 4 de febrero?

Tengo la impresión de que se están configurando las circunstancias para que, al menos en esa fecha, no haya incrementos.

Le explico.

1.- El tipo de cambio. Uno de los factores a considerar para la fijación del precio es el tipo de cambio. En la fórmula para determinar las cotizaciones de los combustibles se va a considerar el precio de las gasolinas en la costa del golfo en Estados Unidos. Y para ponerlas en su equivalente en pesos, tiene que considerarse el tipo de cambio del peso frente al dólar. El dólar interbancario terminó el año pasado en un nivel de 20.72 pesos. Ayer por la tarde se encontraba en 20.78 pesos, lo que implica un alza de 0.3 por ciento, es decir, casi nada para un mes.

2.- La gasolina regular en la costa del golfo en Estados Unidos cerró el año a un precio al menudeo de 2.080 dólares por galón y el día de ayer se cotizaba en 2.089 dólares en promedio. Es decir, hubo un incremento de 0.4 por ciento, como producto de una tendencia descendente en los precios del petróleo. Así que, si se aplicara a rajatabla la fórmula, quizá pudiéramos esperar un incremento de precios de 0.7 por ciento. Es decir, el precio promedio de la Magna pasaría de 15.99 pesos a 16.10.

3.- Dado que el porcentaje del incremento que eventualmente se daría sería inferior a 1.0 por ciento, podría considerarse el no hacerlo dado el ambiente político que existe ahora. No sería inesperado que la autoridad hacendaria decidiera esperar hasta el 11 de febrero para tener identificada una tendencia más clara respecto al comportamiento de los precios del combustible y también de las variaciones del tipo de cambio. La petición del PRI de no incrementar los precios el sábado es sintomática de que existen muchas posibilidades de que así sea.

Sin embargo, lo que puede observarse hasta ahora es que no habrá reversa en la política de ajustes de los precios de los combustibles.

Por ello, la importancia de que la negociación con el gobierno norteamericano pueda seguir avanzando. Si en los mercados existe la percepción de que es factible que las cosas sigan caminando razonablemente bien, es probable que el peso le siga ganando terreno al dólar y esto tendría también un efecto positivo en los precios de las gasolinas.

Si, por el contrario, existiera la sensación de que la relación se descompuso y que habrá dificultades crecientes para alcanzar acuerdos, ese hecho le pegaría también a los precios de las gasolinas.

Es lamentable pero ahora puede decirse que “todos los caminos llevan a Trump”.

Ha sido tan disruptivo su triunfo primero, y luego el arranque de su administración, que buena parte de las variables económicas de México se están viendo influidas por lo que hace o dice.

Hay que apostar por el mercado interno y la diversificación, sin duda.

Pero hay que reconocer que por mucho tiempo todavía, con TLCAN o sin él, con Trump o sin él, Estados Unidos seguirá siendo por mucho, nuestro principal socio.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿'Negotiator' o 'Terminator'?
La amenaza de Trump de poner arancel de 20%
Con Trump, el que se enoja pierde