Opinión

Grecia sigue afectando
a los mercados globales

1
 

 

Grecia

El gobierno griego encabezado por el primer ministro Alexis Tsipras tiene que hacer un pago por la cantidad de mil 600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional, el día último de este mes, dinero que simplemente no tiene. El no realizar este pago equivale a que se le suspendan los créditos de los bancos comerciales no sólo al gobierno, sino también a las empresas privadas y financieras.

Sin embargo, el entrante gobierno basó su campaña electoral en reducir la austeridad, aumentar el gasto público y el no reconocer el pago de la deuda externa del país, la cual equivale casi al 200% de su PIB. Algunos grupos políticos apoyan la posición del gobierno de no tomar las medidas que exigen los acreedores, pero por otro lado los ahorradores del país ya han iniciado el retiro de sus recursos del sistema financiero ante el riesgo de que se tomen medidas extremas como la congelación de las cuentas bancarias o el desconocimiento de las mismas en euros.

Para enfrentar esta salida de dinero de los pasados días, los bancos se han apoyado en créditos de emergencia del Banco Central Europeo, mismos que se suspenderían si el país no logra llegar a un acuerdo con sus acreedores.

El gobierno griego necesita el siguiente tramo de 7.2 mil millones de euros, del megapaquete de salvamento que consiguió por la cantidad de 240 mil millones de euros, para los siguientes pagos de deuda, e incluso de sueldos y salarios de la burocracia así como de pensiones y en general para su actividad normal. Hay que enfatizar que este gobierno no puede imprimir euros, por lo que el país necesita exportar bienes y servicios, obtener inversión extranjera o endeudarse para conseguirlos.

En caso de que Grecia no llegara a un acuerdo con sus acreedores y cayera en suspensión de pagos de su deuda tendría el riesgo de que saliera de la Unión Monetaria, esto es que ya no pudiera utilizar el euro como moneda de uso corriente, por lo que tendría que resucitar al dracma e incluso podría retirarse de la Unión Europea.

Por el tamaño tan pequeño de su economía, ya que representa sólo el 1.8% de la zona euro y sólo tener 11 millones de habitantes, parece que no debería de afectar a los mercados globales, sin embargo esto no es así. Por ejemplo, el peso mexicano y nuestra bolsa de valores, al igual que muchas otras más, han estado siendo afectadas por las negociaciones de Grecia. La razón es que su suspensión de pagos de la deuda si afectaría a los bancos y países acreedores por su monto, además de que su salida de la Unión Europea podría desencadenar el retiro de otros países, en donde distintos partidos políticos lo han solicitado, como es el caso en Gran Bretaña, en España y Portugal e incluso en Italia y Francia.

Sin embargo, el principal perdedor de este entorno en el corto plazo sería la población de Grecia, ya que su economía volvería a caer en una nueva e importante recesión. Es por esto que el gobierno de aquel país presentó una propuesta de ajuste a su economía el lunes pasado, en donde acepta algunas de las condiciones solicitadas, como la de retrasar la edad de retiro a los trabajadores públicos a los 67 años de edad y un aumento adicional del impuesto a las ventas para situarlo en 23%, con menores impuestos a la energía, a los alimentos básicos y a las medicinas. Este anuncio inicial bastó para que subieran los principales mercados de valores y se fortalecieran las monedas de los países emergentes.

En el caso de que no se logre un acuerdo en aquel país en los siguientes días, cabría esperar presiones en los distintos mercados financieros en México, sobre todo en el tipo de cambio y en las tasas de interés, mientras se reasignan los flujos de capitales a las nuevas condiciones internacionales.

* Economista

También te puede interesar:
¿Qué pasa en la economía después de las elecciones?
Se evalúa el impacto de las elecciones en la economía
Analogías entre la democracia y el sistema de mercado