Opinión

Grecia, ¿sensatez o sentimientos?

 
1
 

 

Alexis Tsipras, primer ministro griego (Reuters/Archivo)

Los mercados financieros tuvieron ayer una probadita de lo que podría pasar este miércoles si se consuma una ruptura entre Grecia y la Unión Europea.

El dólar llegó ayer hasta 16.15 pesos y al arrancar las operaciones algunos mercados bursátiles tuvieron caídas fuertes. Al paso de los minutos y las horas, la situación mejoró y, por ejemplo, nuestro peso cerró en 16.05 en ventanillas.

La información fue dejando ver que todavía hay una ventana de oportunidad para un acuerdo.

Alexis Tsipras, el primer ministro griego, fortaleció su posición interna al ganar de manera tan clara el referéndum al que convocó. Se deshizo del ministro de Finanzas, Varoufakis, cuyo estilo personal exasperaba a los negociadores europeos.

Hoy, Tsipras va a presentar una nueva propuesta a la Unión Europea, que no le ha cerrado sus puertas.

Si Tsipras logra usar el poder que le dio el referéndum para neutralizar a los más radicales y lograr que su ministro de Defensa, Panos Kamenos, líder de uno de los partidos que lo respalda, acepte la reducción de los gastos militares, quizás haya margen de un acuerdo.

Del otro lado, si los más extremos del eurogrupo, comenzando con Angela Merkel y quien encabeza formalmente a ese bloque, el holandés Jeroen Dijssembloem, entienden que Europa como conjunto perdería más con un colapso en Grecia que con un “mal arreglo”, quizá también haya posibilidad de encontrar una salida.

En suma, todo depende de que impere la sensatez y no los sentimientos.

Depende de que Tsipras sepa que una cosa son los festejos en la plaza pública y otra muy diferente la confección de la política posible. Depende de que los líderes de Europa sepan que una cosa es su deseo de aleccionar a los indisciplinados y malcriados griegos, y otra construir una estrategia que permita darle viabilidad al euro.

Si se guardan los sentimientos por un rato y se procede con sensatez, quizás se pueda desactivar una crisis financiera, de la que se habrá conocido cómo empezó pero que difícilmente se conoce cómo podría terminar.

Buenos indicadores

Y en medio de las turbulencias internacionales, resulta bueno recibir noticias positivas del mercado interno y de la producción de autos.

Un sector que nos tiene acostumbrados a buenas nuevas es el del automóvil. Luego de un cierto freno en mayo que derivó de ajustes técnicos en las plantas, la producción volvió a crecer en junio en 6.7 por ciento. Así, en el semestre el salto es de 8.1 por ciento. Ya no nos sorprenden estas cifras pero reflejan un desempeño realmente espectacular.

La otra buena es el comportamiento de las ventas de Walmart. El crecimiento de las ventas a unidades comparables y mismas semanas en junio fue de 5.7 por ciento nominal (3.6 por ciento a tiendas comparables).

Esto significa una tasa real de alrededor de 2.8 por ciento. En el acumulado del primer semestre del año, la tasa real fue también de alrededor de 2.8 por ciento, uno de los mejores primeros semestres en muchos años.

Esta tendencia positiva será confirmada esta semana cuando se observen las cifras de la ANTAD.

Le insisto, nada mal para el entorno en el que vivimos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La crisis griega y el peso
El golpe de timón de Mancera
¿De quién es la culpa de la crisis griega?