Opinión

Golpe al dólar y a la incertidumbre

 
1
 

 

Golpe al dólar y a la incertidumbre.

Una de las medidas más efectivas para reducir la incertidumbre financiera en México fue anunciada ayer. Se trata de un programa de coberturas cambiarias liquidables en moneda nacional, que podría llegar hasta 20 mil millones de dólares.

Como resultado de ello, el dólar descendió hasta 20 pesos al mayoreo en la tarde de ayer y por algunos momentos estuvo por debajo de ese nivel. Se trata del menor nivel desde el día de la elección presidencial en EU.

¿Por qué hubo una reacción tan marcada del dólar?

1- El presidente Peña, en la reunión del lunes pasado con comunicadores, ratificó que la negociación con EU es integral, y que el acuerdo que se alcance –si se alcanza– deberá ser también integral.

Esto implica que lo más probable es que no tendremos un convenio con el gobierno de EU en el corto plazo, lo que significa un periodo prolongado que será caracterizado por la incertidumbre

2- En este contexto, una de las variables más relevantes en las que se refleja la incertidumbre es en la paridad del peso frente al dólar. En la medida que se pueda acotar esa incertidumbre se genera un ambiente favorable para el consumo y la inversión. El hecho de que el Banco de México lance esta oferta de coberturas implica que el dinero de que dispone el banco central se desembolsa para dar certidumbre.

3- Las coberturas cambiarias funcionarían como siempre lo hacen. Se pondrían a subasta, comenzando por mil millones de dólares el 6 de marzo, y, en función de las expectativas que existan en el mercado, se fijarían los precios futuros del dólar. Falta conocer la convocatoria para ver los plazos y sobre esa base, habrán de determinarse los niveles de la cotización que se adquieran. Esto quiere decir que las empresas más urgidas de dólares serán las primeras que adquieran la cobertura. O las que consideren que es mejor comprar ahora, antes de que las cosas se vayan a poner peor.

4- Desde el comienzo del año, las autoridades mexicanas señalaron que habría que esperar el arranque de la administración Trump para seleccionar del arsenal disponible las ‘armas’ con las cuales se puede hacer frente al entorno. El anuncio de ayer es de los más importantes, pero no es el único posible para quitarle algunas ‘rayitas’ a la incertidumbre.

“Todo” es todo

En la reunión con periodistas, este lunes, el presidente Peña fue preciso: nada estará negociado en la relación con EU hasta que todo lo esté. Ese es precisamente el sentido de una negociación integral. Y, además, en materia comercial, el TLCAN es un tratado trilateral que requiere ser negociado entre los tres países y no entre dos.

El concepto es muy claro.

Déjeme ponerlo de manera obvia: “¿Quieren que México colabore en identificar amenazas terroristas antes de que ingresen a EU desde nuestro territorio? Perfecto. Pero, queremos un ajuste en la política migratoria y una buena disposición en la política comercial.”

¿No les gusta? Bueno, pues entonces olvídense de que México colabore en materias de seguridad con ustedes. Finalmente se trata de su problema y no del nuestro.

De eso se trata. De hacer uso de las palancas que el país tiene para negociar. De generar presiones y tensión en el seno del gobierno de EU.

Me parece que el concepto planteado por el gobierno mexicano es correcto. Sólo nos falta que se aplique adecuadamente.

Veremos.

Twitter:@E_Q_

También te puede interesar:

Siete comentarios del diálogo con EPN

Cinco preguntas sobre los precios de las gasolinas

Le pegarían al peso con un ‘BAT’