Opinión

Gobernadores

 
1
 

 

Gobernadores.

Gil recuerda con la memoria de plato y plata a gobernadores nefastos: Jesús Reyna, de Michoacán, consignado ante un juez penal del altiplano; Andrés Granier, pillísimo gobernador de Tabasco, que alcanzó la libertad; Luis Armando Reynoso, de Aguascalientes, acusado de peculado (ado-ado); Mario Villanueva, de Quintana Roo, preso por delincuencia organizada; Moreira, de Coahuila, ni qué decir, ha salvado el pellejo en una tablita llamada Peña (ni tan tablita); Padrés, de Sonora, se defiende como gato boca abajo, o como se diga; y Duarte, en Veracruz, uno de los gobernadores que inexplicablemente sigue en su cargo apoyado por el PRI, aún no ha sido desaforado. ¿Cuánto tiempo más?

Gilga no recuerda a un gobernador más cínico que Duarte, no responde a nada, no aclara nada, solamente sonríe cuando le da la gana. Lo mismo se ríe de una manifestación en su contra de la Universidad Veracruzana que ignora las protestas por la desaparición de jóvenes en el territorio de su estado. La misma respuesta han obtenido los familiares de la muchacha de 17 años ultrajada por cuatro jóvenes en Veracruz. Ella escribió una carta en la que relata el infierno por el que pasó, pero el gobernador Duarte no acusa recibo. No sólo eso, sino que paga para que la prensa dude de las declaraciones de Dafne, la muchacha violentada. Bastaría con informar sobre el asunto, pero el gobernador Duarte no acostumbra informar nada.

Gil opina que este gobernador le saldrá carísimo al PRI, es decir a Manlio Fabio Beltrones. Mantener a un cretino en la gubernatura cuesta mucho a la hora de las elecciones. En fon. Si Aguirre Rivero, exgobernador de Guerrero y virtual responsable de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa va y viene en libertad tomándose sus tragos a todo meter en bares y restoranes, casi cualquier cosa podrá ocurrir entre los gobernadores de la República. Un grito desgarrador destruyó el silencio del amplísimo estudio: ay, mis hijoos corruptos. La inseguridad generalizada, diría Savater, es la pérdida de la libertad.

CHIAPAS
Gil lo leyó en su periódico Reforma. Manuel Velasco, gobernador de Chiapas, nombró a Sonia Rascón, expriista y exdirigente de la sección 40 del SNTE, titular de la SEP en Chiapas. El joven y rubicundo gobernador sabe lo que hace, le entrega al SNTE y al PRI su Secretaría de Educación. Así lo hicieron los presidentes panistas y así le fue a la educación en México, a menos de que nos informen de los grandes adelantos que la educación mexicana logró en esos años. La nueva secretaria de educación chiapaneca renunció al PRI y se afilió al Panal.

Gilga se ensombreció: por eso estamos como estamos, porque nuestros gobernadores no dan golpe.

NO CIRCULA
Gamés tiene un problema. No un gran problema, pero al fin una contrariedad. ¿Por qué rayos si el coche de Gil es nuevo y no contamina, el dueño debe dejarlo en la cochera? ¿Y por qué el coche de sus vecinos, una carcacha que parece chimenea circulará los mismos días que el coche nuevo de Gilga? Ah, la búsqueda de la igualdad, todos somos iguales, la ley se impone a las mayorías.

Pues con la pena, pero un coche nuevo que no contamina debería circular a diario, y un coche viejo con problemas en el entubado del cárter, sepa Dios que quiera decir esto, debería quedarse guardado en su garaje. Pues no: “el programa Hoy No Circula se aplicará a todos los vehículos que transiten por la zona metropolitana haya o no contingencia ambiental y sin importar el holograma que porten, sea cero, doble cero, así como el año del modelo”.

Lectora, lector: ¿ustedes han visto como Gamés a los enormes camiones de tres cabinas circular por las avenidas de la ciudad a la doce del día? Un espectáculo siniestro, una barbaridad que nadie ha corregido. Esos enormes camiones, medita Gil en plan de secretario de Movilidad, deberían circular por las noches, en la madrugada, y desaparecer a las seis de la mañana. La vida al revés: esos enormes vehículos transitan a la hora que les da su regalada gana. Mientras usted deja su coche en su casa, esos monstruos van y vienen por la ciudad sin problema alguno. ¿Estamos locos?

La máxima de William Somerset Maugham espetó en el ático de las frases célebres: Sólo una persona inepta rinde siempre al máximo de sus posibilidades.

Gil s’en va

Twitter:
 @GilGamesX

También te puede interesar:
Para salvar al Caballito
Gastan mal
Revolucionarios