Opinión

Globalización y desigualdad

       
1
     

       

Deirdre McCloskey

Llegamos al final de esta larga descripción-reseña del último libro de la trilogía de Deirdre McCloskey, que espero no lo haya aburrido o confundido demasiado. Los tres libros valen mucho la pena, más que otros que han sido populares. Unas cuantas citas más de McCloskey:

“Hace cuarenta años, antes de la reciente liberalización del comercio exterior y la muerte del socialismo de planeación centralizada, y el debilitamiento de regulación corrupta, la situación era mucho peor que un billón (de personas) de siete. En esos tristes días antes de que la palabra ‘globalización’ se hiciera común y antes de que la palabra ‘neoliberalismo’ fuese conocida y antes del maldito Consenso de Washington y antes de que el horrible Friedman obtuviese el Nobel de Economía, el mundo tenía cuatro billones de personas, de un total de cinco, sin esperanza alguna” (2053).

“Comentarios como, ‘hay pobres todavía’ o ‘algunos tiene más poder que otros’ aunque reclaman una posición de superioridad ética para quien las emite, no son ni profundas ni inteligentes. Repetirlas, o aprobarlas sabiamente cuando se repiten, o comprar el libro de Piketty Capital en el siglo XXI para mostrarlo en la mesa del café, no hace a nadie una buena persona’ (1446). Pero la izquierda trabaja tiempo extra, con el mejor de los motivos, para rescatar su enfoque éticamente irrelevante en los coeficientes de Gini y la línea de pobreza relativa” (1533).

“La izquierda cree que importa mucho que la desigualdad, dice, ha crecido mucho recientemente. Cree que en el largo plazo los pobres se están haciendo más pobres. Están equivocados en ambas cosas” (12251). “Cierto, los ricos se han hecho más ricos, pero también los pobres, e importa más para ellos. Los millonarios tienen límites en lo que pueden hacer con su inmensa riqueza” (12253).

“La izquierda predijo que el ‘capitalismo’ empobrecería a la gente. Una vez que quedó claro que ese ataque no era persuasivo, debido al enriquecimiento de los más pobres, aún en el Tercer Mundo, la izquierda se movió a lamentarse de que el ‘capitalismo’ daña a las personas espiritualmente. Recientemente ha insistido en el mal que implica cualquier diferencia en el ingreso personal o regional. La izquierda, en otras palabras, quiere encontrar al ‘capitalismo’ repugnante, independientemente de la evidencia” (12393).

Cita a Robert Nelson, que afirma que “religiones seculares, como el Marxismo, el ‘evangelio de eficiencia’ del progresivismo norteamericano, y otras formas de ‘religión económica’ fueron las influencias principales en las políticas públicas alrededor del mundo. En la religión económica, ‘eficiencia’ e ‘ineficiencia’ toman el lugar de ‘bien’ y ‘mal’. Hacia el fin del siglo, otra religión secular, el ambientalismo, enfrenta los evangelios económicos –cuestionando la misma idea de ‘progreso’–” (1183). Y hablando de ello, “el Papa Francisco regresó a una teoría medieval de la sociedad de suma-cero, dos siglos después de que la economía y su ideología habían creado progreso, liberalismo, suma positiva y la civilización moderna” (10129).

“La terrible Gran Recesión de 2008 y el consecuente bajo crecimiento en los países ricos fue celebrado por la extrema izquierda como (por fin) la última crisis del capitalismo (gentilmente respondo: eso han dicho, queridos amigos, acerca de cualquier crisis desde el Pánico de 1857)” (1633). “Como preguntaba Macaulay en 1830, ‘bajo qué principio ocurre que si no vemos más que mejoramiento detrás de nosotros, esperamos sólo deterioro frente a nosotros?’” (1866).

Hasta aquí McCloskey. A lo mejor encuentra coincidencias con lo que esta columna ha comentado desde hace tiempo. Por lo mismo, usted celebrará o criticará la Era Burguesa como lo hace con Fuera de la Caja: preferimos lo que confirma nuestras creencias previas. Ponerlas en duda es lo que permite pensar mejor. Eso le deseo que logre en 2017, que ojalá sea un gran año. Nos leemos el lunes 2 de enero.

Profesor de la Escuela de Gobierno,Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
​Instituciones y gobierno
​Izquierda y derecha
​Las cuatro 'R'

Libertad y dignidad