Opinión

Generación de empleos dignos, un gran reto para nuestro país

 
1
 

 

Empleo (Shutterstock)

Nos debe apenar a todos los mexicanos el índice de pobreza que padece nuestro país. Es una vergüenza y es un tema que hemos tratado en repetidas ocasiones.

¿Cómo atacar este gravísimo problema?

Las dádivas gubernamentales, si bien indispensables en ciertos casos, tienden a consolidar el problema al provocar que aquellos que están dentro de la pobreza se acostumbren a levantar la mano y tomar el dinero que se les ofrece, las mas de las veces a cambio de su voto o de su compromiso hacia el partido político en turno. Esta forma de atacar el problema tiene, por razones obvias, serios limitantes y va en contra de la dignidad de la persona.

Empleos, empleos y más empleos, empleos dignos, es la solución y así debemos entenderla y atenderla.

El Presidente Peña Nieto abordó este problema en la reciente Asamblea del IMSS, destacando que en el pasado mes de octubre se generaron 194, 800 empleos que compara favorablemente con los 171,600 generados en el mismo mes del año anterior. Durante su gestión, dijo el Presidente, se han generado3.3 millones de plazas de trabajo, alcanzando una tasa de crecimiento anual del 13.5% que es la más alta de los últimos años.

Buenas noticias, sin duda, aún cuando hay que reconocer que muchos de estos empleos provienen de la economía informal que padecemos y que no hemos podido derrotar. La economía informal es un mal necesario de dimensiones extraordinarias. De ella subsisten millones de mexicanos. De no existir, un buen número de estos microempresarios hubiesen ingresado a las filas del crimen organizado, cáncer, este último, que no hemos podido erradicar.

El salario mínimo se incrementó en cerca del 10% , para alcanzar $80.04 diarios, por arriba de la inflación del 6% que padecemos, pero abajo de la recomendación que en esta materia había señalado la Coparmex ($92.72)

Seamos sinceros ¿Se puede vivir dignamente con el salario mínimo? ¿Cómo puede subsistir una familia con hijos menores en estas condiciones? Recuerdo un mensaje pintado en las bardas en la época del Presidente Luis Echeverría: “salario mínimo al Presidente pa que vea lo que se siente”

¿Y cual es la solución? No vayamos muy lejos: la generación de empleos dignos por parte del sector empresarial. Empleos dignos ocupados por personal debidamente capacitado. Capacitación y buenos salarios van de la mano. Puede recurrirse a los sindicatos para mejorar las condiciones laborales, sin duda; pero si los aumentos van en contra de la productividad de la empresa, su subsistencia puede ponerse en riesgo. Empresas micro, pequeñas, medianas y grandes es lo que México necesita. Empresas socialmente responsables capaces de conquistar sus mercados en forma legítima, tratar bien a su personal y pagar los impuestos que señala la ley.

El salario mínimo (¿debiera existir el salario mínimo?) siempre es materia de discusión y muestra ángulos de significativo interés para nuestro país. Lo novedoso en este caso, es que la Coparmex, quien se distingue por su responsabilidad social, haya propuesto un aumento superior al aceptado finalmente por las partes.

¡Aumento de la productividad! Este es nuestro grito, y para alcanzarlo es necesario que cada una de las partes involucradas cumpla con su cometido: el sector empresarial, el sector laboral y el gobierno ¿Cómo? Lo dejo como tema de reflexión.

Mañana será otro día.

También te puede interesar:
¿Confianza? en nuestras instituciones
El Proceso Electoral 2018 debe responder a las exigencias ciudadanas
Código de Integridad y Ética Empresarial