Opinión

Gendarmería a la vista

En plena crisis de la violencia generada por las respuestas hostiles del grupo criminal de los Templarios en Michoacán, el gobierno federal –a través de la Comisión Nacional de Seguridad– desplegó un operativo piloto para proteger a productores de aguacate y ayudarlos a colocar su producción en el mercado nacional y en el de Estados Unidos.

El despliegue fue exitoso. Y tome nota, este fue un operativo piloto de lo que pronto se conocerá como la Gendarmería Nacional.

Nos cuentan en el primer círculo de las autoridades responsables de esta iniciativa, que no es un programa olvidado, pero sí admiten que por distintas razones de coyuntura nacional pasó a un segundo plano y hasta se llegó a creer que se había olvidado.

Este nuevo modelo policial, a cargo de Monte Alejandro Rubido, estará listo para su despliegue en unos días –la última semana de julio o la primera de agosto– y su estructura, atribuciones y despliegue no duplicará sus funciones, dicen, con las tareas que realiza el Ejército ni con la Policía Federal.

Lo interesante es que esta nueva policía militarizada –y que no es rural– estará donde actualmente no hay una cobertura real de seguridad, es decir, en los campos agrícolas y las zonas de producción de difícil acceso, y que son espacios y territorios ocupados por el crimen organizado.

En una primera etapa la Gendarmería Nacional tendrá 5 mil elementos de los 10 mil proyectados y todos reciben instrucción militar.

Parece que ya se superaron las grillas internas y no habrá más retrasos. Ojalá.

Juntos pero no…

Pues los seguidores de PRD, PT y MC no son los únicos que se pintaron los rostros para realizar protestas y tomas de tribuna durante los debates en el Congreso con motivo de la reforma energética.

Como dicen por ahí, a Morena también se le antojó el viaje y se apuntó para movilizarse y protestar por lo mismo. Pero, claro, cuidarán de no revolverse.