Opinión

Gasolina, HSBC… cuatro
preguntas respondidas
la semana pasada

 
1
 

 

hsbc

Fue cortesía de Agustín Carstens, pero también de Enrique Ochoa y de Nuno Matos, el director de HSBC. Varias respuestas fueron reveladas la semana pasada. Van las relevantes.

Primero, el absurdo. Ella no fue la única. De verdad una persona bien informada, con conexiones en Asia y en Estados Unidos, preocupada, me preguntó: Oye, ¿que va a quebrar HSBC? Yo mismo respondí ahí mismo con argumentos, que no.

Pero Matos fue más directo: “Absurdo” fue una de las palabras que rápido le vinieron a la mente, durante una entrevista que hoy publica EL FINANCIERO. El asunto surgió por un análisis de UBS que vaticinó la venta de ese banco, aparentemente con pocos fundamentos.

¿Por qué no se vende? Porque es un muy buen negocio que incluso aumentó su participación en el mercado bancario el año pasado. No hay lógica para que HSBC lo venda y la quiebra está fuera de toda discusión. Es claramente absurdo.

Luego, la joroba. ¿Va a bajar la gasolina? No, desde el punto de vista de Agustín Carstens. Seamos claros: la fórmula nueva del combustible sí posibilita que una gasolinera baje sus precios, pero a costa de su margen de ganancia, por ejemplo.

Pero Carstens refirió la semana pasada que durante el verano los estadounidenses viajan más y consumen más gasolina; consecuentemente, ésta sube de precio y como la que consumimos acá viene crecientemente de ese país, es muy posible toparse en algún momento del año con el precio máximo de 13.98 en la bomba. Carstens llamó “joroba” de verano a ese previsible aumento.

Tercera: los robots. Hace unas semanas el dólar subía sin parar.
¿Llegaría a 20 pesos? El mercado del dólar es impredecible, pero el gobierno salió en ánimo de combate y rompió sus propias reglas. Hoy los grandes bancos y los inversionistas no saben en qué momento Banxico saldrá con una maleta llena de dólares para tirar su precio.

Unos “robots” le habían tomado la medida al modo en que había intervenido previamente, dijo Carstens. Pero eso, se acabó.

Nota: los robots en efecto se apoderan del mercado. Una computadora con un algoritmo que indique cuándo comprar y cuándo vender, con ciertas predeterminaciones, es el motor de la riqueza de muchas family offices de millonarios en el mundo.

Última: ¿seguirá bajando la luz? Ésa fue la más difícil de responder, pero hay señales que predicen una contienda interesante en este tema, que complicará más bajas. El gobierno bajó casi todas las tarifas de electricidad el año pasado, pero las pérdidas de la CFE se multiplicaron.

¿Pagó caros los descuentos? Hubo algo de eso. Aunque bajaron sus costos de producción de electricidad, no se redujeron lo suficiente para esquivar el impacto de una baja de más de 20 por ciento en las tarifas industriales.

Sin embargo, la CFE aludió dos razones para explicar el mal resultado: pérdidas cambiarias y costos laborales.

En efecto, ahí están las principales razones. El alza del dólar encareció sus deudas en esa moneda, pero lo más interesante está en el modo en que el gobierno atajará un sindicato que como la mayoría, provoca la ineficiencia de la empresa. La CFE debe renegociar el contrato colectivo de sus trabajadores de aquí a mayo. No tocarán las pensiones de los trabajadores actuales, pero seguramente viene algo para los de nuevo ingreso.

La CFE, al parecer, tiene el apoyo de Presidencia en el ajuste que planea para sus trabajadores.

Si quiere seguir bajando tarifas debe reducir gastos, o sumarse a Pemex como un problema para el erario.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
¿Videgaray cargó con el muerto de Pemex?
Pemex depende de la humildad de sus ingenieros
La gasolina es de 'El Diablo'